Especialidad cardiovascular al servicio de la población



La prodigalidad humana, atada a la labor social es práctica y disciplina que promueve cambios y desarrollo nacional. Cohesión con la gente, el fortalecimiento y su liberación abarcan los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad personal.
La Fundación Nacional de Cardiología y Asistencia Médica (Fundacam), que preside el científico dominicano de la cardiología, doctor Tirso Antonio Roa Castillo, con el capítulo de la resolución institucional 0069, del 28 julio, 2006, ha colocado la vida ante la enfermedad.

El médico internista entiende que el trabajo social es el desarrollo de vínculos humanos saludables y fomentar las transiciones sociales para el progreso legítimo regional y nacional dominicano.

Esta entidad social privada, sin fines de lucro, promueve la prevención de los riesgos cardiovasculares y provee medicamentos gratuitos a las personas de escasos recursos que tienen situaciones cardíacas.

Además, el respaldo educativo en salud, concienciar a la población, prevención de enfermedades cardiovasculares e identificar los factores de riesgos. Así como suministrar tratamientos científicos a las personas económicamente vulnerables en la región suroeste de la República Dominicana. Servicios y nexos permanentes entre pacientes y otras instituciones para los procedimientos quirúrgicos y colocación de equipos médicos para el tratamiento de las enfermedades cardíacas. Producir, asimismo, una mayor calidad de vida a los hipertensos y cardiópatas.

Fundacam, con un equipo de profesionales cardiológicos, internistas, laboratoristas clínicos y enfermeras especializadas, identifica los factores de riesgos cardiovasculares a través de las consultas: presión arterial, evaluación corporal, medida abdominal y pruebas clínicas continúas. El trabajo social está en el torrente de la comunicación con los comunitarios del país.

Tirso Antonio Roa Castillo, médico presidente, “trabaja en el diseño de estrategias sociales, salud para favorecer las personas y grupos de los pueblos para ser autogestionarios en los procesos de adopciones sociales, vivenciales, manejo de crisis y en pro de resultados comunes y pretender alcanzar un mayor número de personas en la República Dominicana. A todo ello, se suma la solidaridad, dignidad, responsabilidad, confraternidad, calidad y el compromiso con la gente que menos tiene”, precisa el facultativo.

Roa Castillo, maestro de la medicina cardiológica, nos explica que “el estudio diagnóstico y tratamiento de las enfermados del corazón y del aparato circulatorio, se realiza mediante una asistencia directa al apaciente y actúa en situaciones individuales en cada caso”. Igualmente, la asistencia en circunstancias agudas o de urgencias que requieren tratos inmediatos.

La entidad trabaja en la cardiología preventiva, en base a al estudio de las medidas que tienden a evitar la aparición de la enfermedad. Y por eso, ésta especialidad médica debe tener una exhaustiva base de conocimiento en anatomía cardiovascular, biología molecular, patología, farmacología, ecocardiografía, electrofisiología, rehabilitación cardíaca, entre otros importantes estudios físicos. Se colige que la cardiología amerita permanente tratamiento especial, afectivo y efectivo al paciente.

Por consiguiente, el Centro de Prevención de Enfermedades Catastróficas Evitables (Cepecaev), respalda en investigaciones científicas. Dícese: ecocardiograma, monitorización (test de Holter), prueba de esfuerzo o ergometría, prueba de la tabla basculante, estudios de la presión arterial (Mapa), y más…
Todas estas iniciativas de la Fundación Nacional de Cardiología y Asistencia Médica van a una atención directa, que trata a las personas de escasos recursos monetarios con un activado plan social. O es igual, al dominicano de uno y otro sexo en situación de riesgo o peligro social médico.

Puede decirse en tanto, que el trabajo social está orientado a las relaciones de la y gente en sus ambientes.

Y como reflexiona el doctor Roa Castillo, cada ser humano puede desarrollarse de forma plena. Por extensión, nuestra labor social logra cambios sustanciales en la salud de los comunitarios, donde llegamos con fe y esperanza a beneficio de nuestro pueblo sufrido dominicano.
El autor es periodista, analista social y geopolitólogo.