Excomandante FARC se presenta ante juez colombiano

Jesús Santrich,


BOGOTÁ, COLOMBIA, (AP).- Jesús Santrich, como se conoce a un excomandante de las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se presentó el lunes ante un juez colombiano bajo estrictas medidas de seguridad y en silla de ruedas para que se le impute el delito de concierto para delinquir con fines de narcotráfico.

Santrich, de 52 años, estuvo preso por 13 meses en la cárcel de La Picota, al sur de Bogotá, y fue recapturado el viernes cuando parecía que sería liberado, lo que causó gran conmoción en el país.

La audiencia del lunes se realiza a puerta cerrada, sólo con la presencia de los entes acusadores y los apoderados de Santrich.

Al ingresar al juzgado, el exguerrillero señaló: “que viva la soberanía de Colombia, abajo la republica banana”.

Santrich es requerido por narcotráfico en Estados Unidos y un tribunal del estado de Nueva York pidió su detención y extradición en abril de 2018. No obstante, el pasado miércoles un tribunal especial colombiano conocido como la Justicia Especial para la Paz (JEP) –encargado de juzgar crímenes cometidos durante conflicto armado de Colombia– había ordenado su liberación al considerar que no existían suficientes pruebas para extraditarlo.

El viernes, a los pocos minutos de su recaptura, la Fiscalía dijo en un comunicado que en las últimas horas había recolectado pruebas nuevas que indicban que el exguerrillero planificó el envío de un cargamento de diez toneladas de cocaína a Estados Unidos meses después de que las FARC firmaran un tratado de paz con el gobierno del expresidente Juan Manuel santos en 2016. Se agregó que con esas pruebas y el testimonio de un cómplice de Santrich se logró obtener una nueva orden de captura.

Uno de sus abogados, Gustavo Gallardo, dijo este lunes a la AP: “Es una audiencia normal de imputación conforme al procedimiento penal y hoy sabremos cuales son los cargos que le van a imputar”.

Un juez de control formalizó el domingo la recaptura del exlíder guerrillero, quien el sábado ingresó a un hospital de Bogotá debido a un deterioro de su estado de salud. No obstante, 24 horas después fue dado de alta.

León Valencia, analista y director de la Fundación Paz y Reconciliación, dijo recientemente a la AP sobre la recaptura de Santrich: “me parece que lo que hay es una decisión política. Le abrieron un nuevo proceso judicial en dos días y por eso la fiscalia la fiscalia lo vuelve a capturar”.

A su vez, uno de los exlíderes de las FARC –ahora movimiento político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común– Rodrigo Londoño, señaló en Twitter: “hasta que no se demuestro lo contrario, tenemos la obligación de creer en nuestro compañero Santrich”.

Iván Marquez, otro excomandate de las FARC, lamento la recaptura de Santrich y en una carta con fecha del 18 de mayo que se dio a conocer este lunes señala que “ningún colombiano necesita ser jurista para entender que nada de lo que diga una persona drogada forzosamente –como ocurrió con Santrich– puede ser legal”, aseguró. “Esa legalización de captura fue una ilegalidad, un abuso de autoridad”, agregó.