Fondo de estímulo a la creación cultural y artística



PÁGINA 29

Poco antes de finalizar su gestión como Ministro de Cultura el doctor Pedro Vergés creó el Fondo de Estímulo a la Creación Cultural y Artística, con la finalidad de facilitar asistencia financiera a jóvenes artistas.

Fue sustituido por el arquitecto Eduardo Selman, quien de inmediato le ofreció su apoyo y entusiasmo dinámico al plausible proyecto.
Creado en septiembre de 2017, el fondo ofreció desde entonces hasta noviembre del pasado año programas académicos de corta duración en residencias artísticas, y en eventos de divulgación nacionales e internacionales.

La selección de los beneficiarios es realizada por un comité evaluador compuesto por cinco miembros, expertos en vertientes culturales diferente.

Han sido examinadas 102 solicitudes, de las cuales 78 fueron aprobadas, para programas académicos de corta duración en residencias artísticas, y en eventos de divulgación nacional e internacional.

El 46% correspondió a mujeres, y el 54% a hombres, ocupando la música el lugar cimero, con el 41% de las solicitudes favorecidas.
A las artes plásticas se le otorgó el 22 % y el 20% al arte escénico, el 12% a las artes visuales y el 2% a la gestión cultural.
Con un presupuesto de 20 millones de pesos anuales, la máxima suma con la que se puede favorecer a un solicitante asciende a doscientos mil pesos.

Los integrantes del comité evaluador, cuyos nombres no estoy autorizado a revelar, como tampoco los de los solicitantes favorecidos, se reúnen una vez por mes para examinar detenidamente los casos sometidos a estudio.

El ministro de cultura examina los resultados de las decisiones tomadas, y mediante esa supervisión las apoya o rechaza.
Las cartas de los aspirantes a recibir estas ayudas deben contener un currículo del solicitante, las recomendaciones de sus profesores, y una descripción de los estudios que desea realizar.

Las sumas de estas peticiones varían de acuerdo al costo, la duración y la ciudad nacional o extranjera donde serán ofrecidos estos cursos o eventos culturales, así como las presentaciones de libros o grabaciones de discos realizadas en el país.

Para ofrecer una visión de algunas de estas solicitudes tomaremos al azar algunas de ellas.

Ocho miembros de una agrupación teatral solicitaron una ayuda para cubrir parte de los gastos necesarios para participar en el décimo séptimo Festival de Teatro de la Habana en octubre de 2017.

Una joven aspiró a una alta suma para estudiar música en la Universidad de Berklee, y otras tres estudiantes solicitaron apoyo económico para asistir a una exposición pictórica en Barcelona titulada Pinceladas Dominicanas.

Los músicos solicitantes envían grabaciones en DVDS mostrando su dominio de algún instrumento musical, o cantantes noveles hacen lo mismo para que los apoyen en su empeño de estudiar en academias del género, nacionales o extranjeras.

Entre los cinco expertos que conforman el comité evaluador figuran dos destacados artistas de la música y del teatro, así como tres reputados intelectuales versados en las bellas artes.

Este programa ha sorprendido gratamente a sus dos ministros ejecutantes y a los miembros del comité, por la generosa muestra de talento y currículos calificados de los jóvenes aspirantes.
Y considero que la satisfacción que proporcionan programas como este compensan a los funcionarios de las tensiones a las que se ven sometidos, sobre todo cuando poseen la virtud de la laboriosidad.

En mi condición de enlace entre el Ministerio de Cultura y los medios de comunicación he sido testigo visual y auditivo de la tendencia de la gente a atribuirles a los ministros plenipotencialidad y omnipresencia.

Esto los obliga a una fatigante centralización a la que contribuyen gran parte de sus subalternos quienes creen que sólo el titular de la institución puede resolver los problemas de alguna consideración que se presentan.

Felizmente he comprobado que las atribuciones del Fondo Nacional de Estímulo a la Creación Cultural y Artística generan satisfacción y aumentan la autoestima de sus miembros.

Y por ese motivo constituyen un efectivo valladar contra las tensiones emocionales, y las dolencias del importante órgano colocado en el quinto espacio intercostal izquierdo del cuerpo humano.