Lavaderos

Los improvisados lavaderos en calles y estacionamientos de la capital se están convirtiendo en una epidemia, como lo muestra la imagen tomada esta mañana en la calle Josefa Perdomo, en Gascue. Cubetas, esponjas, toallas y detergentes son las herramientas  para este trabajo, iniciado por jóvenes  en los barrios marginados, y al que en los últimos años se han incorporado haitianos. Este  servicio ha sido  extendido   a sectores residenciales y comerciales de la capital.

Publicidad