La ONU buscará en Madrid nuevas estrategias en la lucha antiterrorista



Naciones Unidas, 22 de Julio (EFE).- Naciones Unidas buscará la próxima semana en Madrid impulsar nuevas estrategias en la lucha contra el terrorismo internacional, una batalla que según la organización sólo se ganará con la participación de todas las partes de la sociedad y de todos los países del mundo.

“Creo que realmente es una revolución de la manera de pensar una acción global contra el terrorismo. Es una revolución porque todas las partes de la sociedad están necesariamente involucradas”, explica el director ejecutivo del comité antiterrorista del Consejo de Seguridad de la ONU, Jean-Paul Laborde.

El alto responsable de Naciones Unidas se expresó así en una entrevista con Efe antes de viajar a Madrid, donde los días 27 y 28 se celebrará una reunión especial del comité que dirige para tratar, entre otras cosas, el problema de los combatientes extranjeros. Según Laborde, al terrorismo de nuevo cuño que representan grupos como el Estado Islámico (EI) no se puede responder simplemente con las herramientas tradicionales. “Es realmente un trabajo para todos”, explica, subrayando que será imposible “derrotar a estas organizaciones terroristas sin una estrategia polifacética”.

Para ello, además de operar en los tradicionales ámbitos de la inteligencia, las fuerzas de seguridad y el poder judicial, debe trabajarse en multitud de áreas, desde la educación y el desarrollo a los medios de comunicación e internet. “La respuesta militar es indispensable, pero absolutamente insuficiente”, defiende Laborde.

Tras meses de análisis para identificar las principales carencias en todo el mundo a la hora de responder a estos grupos yihadistas y al flujo de combatientes que atraen, la ONU espera que la cita de Madrid sea un “momento crucial” y sirva para acordar estrategias a escala mundial. Entre otras cosas, la comunidad internacional debería avanzar en el control de fronteras para frenar la entrada de reclutas en países como Siria e Irak, un ámbito en el que se han detectado importantes deficiencias.

Como ejemplo, Laborde apunta que sólo 51 de los 193 Estados miembros de la ONU disponen del Sistema Avanzado de Información de Pasajeros y únicamente la mitad de ellos lo utilizan realmente. El Consejo de Seguridad, consciente del enorme problema que presenta ese flujo de combatientes, aprobó el pasado año una resolución para tratar de ponerle freno durante una muy poco habitual reunión de jefes de Estado y de Gobierno presidida por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Pero según la ONU, también es necesario hacer mucho más en áreas que hasta ahora no se consideraban demasiado relevantes en la lucha contra el terrorismo, como por ejemplo la propaganda en internet. “Hace 30 años, si alguien publicase un libro con este tipo de información, el libro se habría bloqueado inmediatamente y la información habría desaparecido.

Ahora nos encontramos con una reproducción (de esos contenidos)”, señala Laborde. Según el responsable de la ONU, donde tiene rango de subsecretario general, es clave trabajar con empresas como Facebook, Google o Microsoft, pero también crear contenidos que contrarresten en la web las tesis de los terroristas.

Laborde cree que la comunidad internacional no ha sido “suficientemente eficiente” en ese campo y, por ejemplo, no ha utilizado lo bastante los testimonios de personas que regresan de las áreas en conflicto renegando de esas organizaciones. La reunión en Madrid, que Naciones Unidas organiza en colaboración con el Gobierno español, pondrá además énfasis en la importancia de la región mediterránea, explica Laborde.

En su opinión, es necesaria una “visión completa” de esa zona, que no separa Europa de los Estados del norte de África y Oriente Medio, pues es una región “muy caliente” y en la que “ningún país es inmune”.

Uno de los mayores desafíos frente al EI, Boko Haram y otras organizaciones de ese tipo es lo rápidamente que cambia la amenaza que plantean. Esa amenaza se está haciendo “más compleja” a medida que esos grupos están logrando controlar territorios, mientras siguen siendo “flexibles” y capaces de adaptarse rápidamente a las circunstancias. “La amenaza evoluciona muy rápido y debemos desarrollar nuestras acciones tan pronto como lo haga, pero todavía no estamos ahí”, advierte Laborde. EFE