Semana

¡Loor a los héroes del hotel Matum!

¡Loor a los héroes del hotel Matum!

Las libertades, transición de mando, desarrollo económico, lucha contra la corrupción, seguridad jurídica y algunos cambios estructurales que hemos logrado del año 1965 a la fecha, no hubieran sido posible si los militares aliados a las tropas invasoras hubieran vencido a los militares y civiles constitucionalistas comandados por el coronel Caamaño en la muy célebre Batalla del Matum del 19 de diciembre de 1965.

El objetivo del ataque al Hotel Matum hacen 56 años, tuvo las mismas intenciones del ataque despiadado por aire, mar y tierra que se hizo a las tropas democráticas que ocuparon el puente Duarte, para evitar la entrada de las tropas de San Isidro a la ciudad y así impedir el retorno del profesor Juan Bosch al poder y la vuelta a la constitucionalidad.

Ese ataque despiadado en Santiago fue del mismo corte que la operación limpieza, que el ataque de las tropas invasoras los días 15 y 16 de junio de 1965 para tomar a Ciudad Nueva y derrocar el gobierno Constitucional en armas precedido por el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó: Eliminar las tropas democráticas y montar una dictadura.

La victoria de los constitucionalistas ese día fue la victoria de la democracia, que no le quepa duda a nadie. Y la recordamos y la recordaremos siempre, no por encono, sino para que no se repita jamás una lucha armada entre dominicanos, a quienes nos corresponde la noble tarea de seguir construyendo en paz el Estado Social y Democrático de Derecho que merecemos.

Para un mejor comprensión de la importancia de aquella victoria por la democracia, le recordamos a la sociedad dominicana de hoy, que producto de la combinación de la ambición política y económica de los remanentes del poder trujillista, más la guerra fría que se llevaba a cabo entre los imperios capitalistas y socialistas, el gobierno democrático del profesor Juan Bosch, surgido mediante las primeras elecciones libres celebradas el 20 de diciembre de 1962, después de la muerte de Trujillo, el 30 de mayo de 1961, fue derrocado el 25 de septiembre de 1963.

Que el derrocado gobierno democrático y honesto del profesor Bosch fue sustituido por un gobierno corrupto y represivo llamado Triunvirato. Que este Triunvirato fue derrocado el 25 de abril de 1965 después del levantamiento militar y cívico iniciado al medio del día 24 de ese mes. Que la Embajada Americana y los militares comprometidos con el golpe al profesor Juan Bosch, rechazaron el juramentado Molina Ureña como presidente provisional y en cambio propusieron una Junta Militar de gobierno.

Esta propuesta de Junta de Gobierno fue rechazada por el pueblo y los militares constitucionalistas, quienes resistieron los ataques hasta vencer las tropas de San Isidro en el Puente Duarte. Las tropas vencidas de San Isidro pidieron la intervención americana, a la cual se le hizo resistencia bélica, hasta obligar a una salida negociada. Esta salida negociada trajo el gobierno provisional del Dr. Héctor García Godoy, el cual gobernaba el día de la Batalla del Matum.

El ataque al Hotel Matum el 19 de diciembre de 1965 se produjo mientras los militares y civiles constitucionalista se desayunaban después de haber asistido a la misa de recordación de la caída en combate del coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, en la Basílica Nuestra Señora de la Altagracia de Santiago, así como después de haberse encontrado una bomba en la cercanía de la tumba del coronel Fernández Domínguez.

Las tropas constitucionalistas habían salido rumbo al cumplimiento de un deber solidario con el compañero Fernández Domínguez caído en combate y terminaron encontrándose con la reafirmación del odio acumulado por los contrarios que tenían como objetivo eliminar a los constitucionalistas aunque eso significara violar los acuerdos del Acta de Conciliación y el Acta de reconciliación Nacional.

En esa batalla perdieron la vida, por los constitucionalistas, el coronel Juan Lora Fernández y el sargento Domingo Peña. Desgraciadamente Muchos cayeron del bando contrario. Pese a todo, ese día ganó la democracia que hoy disfrutamos, aún con sus imperfecciones!

¡Loor a los héroes y mártires de la Batalla del Hotel Matum!.

Andrés Fortunato Victoriá
andresfortunato48@hotmail.com

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos