Editorial

Más y menos

Más y menos

Al bajar la enorme carpa mediática que sirvió de cobija a la “Cumbre de las Fuerzas Vivas”, el Gobierno anunció que se agenciaría  unos 20 mil millones de pesos para poder acometer  obras y programas sugeridos por  instituciones participantes  en lo que ha debido ser un útil ejercicio dialogante.

Hay que suponer que al menos parte de esos recursos  ha sido ya identificada o debe estar disponible para acometer  las urgencias  sociales o económicas identificadas en la cumbre, y las que han sido  diferidas de  otros olvidados diálogos nacionales.

Los acuerdos alcanzados en las diferentes mesas de negociaciones  son para vigencia o aplicación  durante  el 2009, en razón de que una  agenda a más largo plazo está pendiente de discusión, de conformidad con la ley que ha creado a la Secretaría de Economía, Planificación y Desarrollo.

No hay razones, entonces, para que las autoridades presenten cara de sorpresa o incredulidad ante los reclamos de  distintos sectores  para que  se  aborde con prontitud sus  muy diversas  y dilatadas necesidades.

Arreglo y construcción de calles, carreteras, caminos vecinales, escuelas y viviendas,  preparación de tierra y distribución de simientes,  han debido ser parte de los acuerdos  de esa cumbre citadina que hasta prueba en contrario procuraba disminuir los efectos de la crisis global sobre  el  entorno social y económico local.

El Gobierno está compelido a actuar con diligencia en el abordaje de  problemas puntuales que agobian  a segmentos mayoritarios de la población, en vez de  enfrascarse en inútil polémica sobre la cuadratura del círculo.

El mejor ejemplo de lo que aquí se señala lo representa el desbordamiento del lago Enriquillo, cuyas aguas han anegado ya miles de tareas cultivables y no pocos núcleos poblacionales, por lo que se ha  solicitado una urgente intervención oficial, que por desgracia no ha pasado de meras promesas.

No hay que esperar a que esas comunidades promuevan protestas para  atraer la atención de unas autoridades que hace tiempo han debido procurar  solución o alivio a un problema que agrava la miseria y marginalidad de millares de familias. Lo que se pide es más sensibilidad y menos bravuconería.

El Nacional

Es la voz de los que no tienen voz y representa los intereses de aquellos que aportan y trabajan por edificar una gran nación