Miguel Sanó regresa al campo de los Mellizos



FORT MYERS, Florida. Miguel Sanó dice que se mantuvo ocupado durante su estadía de seis noches en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, viendo los muñequitos que veía su hijo.

Con la laceración en la parte baja de Aquiles derecho, limpiada y suturada apropiadamente, Sanó regresó al campamento de los Mellizos el miércoles para comenzar el largo camino de regreso de la lesión que no fue ni siquiera dolorosa al principio pero que se ha convertido en una saga de meses que lo mantendrá al margen del Día de Apertura y fuera de la acción de Grandes Ligas hasta mayo.

“No pensé que se iba a convertir en una cosa así”, dijo Sanó. “Pensé que iba a estar bien de inmediato, pero se convirtió en un gran problema, y ahora he terminado con eso. Estoy agradecido de que el equipo me haya cuidado y quiero estar al 100 por ciento”.