Cójanlo

Muertes perturbadoras

Muertes perturbadoras

Las muertes de tres conductores en Santiago y Moca por problemas de tránsito evidencia la proliferación de armas de fuego, además de una alta dosis de crispación, irracionalidad o de un ego muy inflado en un segmento de la población.

Más todavía por la forma en que han ocurrido los sucesos. Por un simple roce al vehículo en que viajaba un hombre se desmontó y sin mediar palabra le disparó en la cabeza al supuesto responsable del roce.

El suceso ocurrió en la carretera de Estancia Nueva.

El domingo en Santiago un vehículo que había sido impactado en la parte trasera embistió ligeramente a uno que estaba delante, lo que bastó para que el conductor ultimara de un balazo a un chofer.

Para más inquietud el martes en la misma ciudad un hombre fue ultimado por el conductor de una pasola por un roce en su moto. Los sucesos pueden parecer casuales, pero no dejan de evidenciar un estado de ánimo alterado, así como también la proliferación de armas de fuego.

Todavía los accidentes fueran de mayor envergadura se entiende que no es para que se diriman al estilo el Viejo Oeste de Estados Unidos.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos