Paran por 6 horas venta gasolina en la zona este



Un paro de seis horas en las ventas de combustibles en todas las estaciones de la región este afiliadas a la Asociación Nacional de Detallistas de Gasolinas (Anadegas) inició este martes a las 6:00 de la mañana, para exigir del Gobierno que elimine la mafia que aseguran existe en el comercio de los carburantes.

El presidente de Anadegas, Anulfo Rivas, dijo que la protesta la respaldan 95 estaciones de combustibles de las provincias San Pedro de Macorís, La Romana, La Altagracia, El Seibo y Hato Mayor, actividad que se extenderá el día 25 hacia la región sur de 6:00 a 12:00 del mediodía.

“Nuestra lucha es para que se sincericen los precios de los combustibles y que el Ministerio de Industria y Comercio enfrente la mafia, y aplique las bajas que se correspondan, pues la semana pasada los carburantes bajaron $7.00 cuando el precio debió bajar 10.50 pesos. Eso también ocurrió en las semanas anteriores”, subrayó el presidente de Anadegas.

“Todos los detallistas de la región este, miembros de Anadegas hemos hecho un cese hoy en las operaciones y en reflexión acudimos con nuestros empleados en autobuses a la Basílica de Higüey, donde a las 8:00 de la mañana participamos en la homilía y entregamos al obispo de la diócesis un documento para empoderar a la Iglesia del desastre que existe en la comercialización de los combustibles”, expuso Rivas.

El dirigente de Anadegas adujo que debido a la mafia que existe en los combustibles, que es apañada por funcionarios del Gobierno, que lleva a que la población en general pague los combustibles más caros de Latinoamérica.

Precisó que el paro forma parte del cronograma de acciones dinámicas programadas por Anadegas, y que tras la jornada en la región Sur, la protesta se extenderá a la Línea Noroeste, después en el Gran Santo Domingo, y culminará con una asamblea nacional que tomará las decisiones finales de un paro nacional.

Señaló Rivas que Anadegas contempla además visitar las iglesias, las embajadas y los directores de medios de comunicación, para entregarles los documentos que avalan la mafia en los combustibles, donde hay funcionarios del Gobierno involucrados.