Actualidad

Parece que pignorar ha variado de significado

Parece que pignorar ha variado de significado

Algunas publicaciones periódicas dan lugar a sospechas de que tanto el verbo /pignorar/ como el sustantivo /pignoración/ están  adquiriendo un nuevo valor semántico. Se nota en las noticias relativas a las disposiciones del Gobierno frente a la peste porcina africana: resarcimiento a los productores y preservación de la carne para consumo futuro.

En el mundo financiero, /pignorar/ consiste en “otorgar o ceder algo como garantía, por tanto, es una operación financiera, que consiste en la concesión de un préstamo a cambio de una prenda, la cual, cambiará de propietario, sino se pagase la deuda contraída”. (Tomado de Wikipedia).

El Diccionario académico indica que el vocablo procede del latín (pignorare) y  lo define de este modo: “Dar o dejar algo en prenda”. En consecuencia, la /pignoración/ será la acción y efecto de pignorar.

Los prestamistas emplean el adjetivo “prendario” para acompañar los préstamos que implican la garantía de alguna prenda o  propiedad, que puede ser una sortija  como puede ser una finca.

Es curiosa la relación de la palabra /prenda/ con pignoración. Se ha explicado que se trata de una metátesis (cambio o transposición) del antiguo vocablo /pendra/,  que deriva  de “péñora”, y este del latín “pignora”, plural  de “pignus”.

Transcribo, del Diccionario de la lengua española, dos definiciones de la palabra prenda:

1. Cosa mueble que se sujeta especialmente a la seguridad o cumplimiento de una obligación.2. f.

Cada una de las alhajas, muebles o enseres de una casa, particularmente cuando se dan a vender.

El verbo /pendrar/, que es palabra arcaica, procede del latín  “pignorare”, de pignus ‘prenda’. Y aunque es desusado, significa:2. Dar o dejar algo en prenda.2. tr. desus.

Retener judicialmente algo a alguien para que responda del juicio.

Los cerdos

La prensa ha publicado titulares y notas como los siguientes:

1-Incertidumbre ha generado en comerciantes y consumidores el programa de /pignoración/ de cerdo anunciado por el Gobierno.

2-Gobierno /pignorará/ carne de cerdo para mantener estabilidad de precios.

3-El Gobierno dispuso de un presupuesto especializado para la compra de cerdos con fines de /pignoración/ y almacenamiento de la carne, a fin de garantizar el abastecimiento del mercado y buenos precios al consumidor.

4-El ministro de Agricultura, Limber Cruz, explicó que la entidad ya tiene cuatro cuartos frigoríficos habilitados para almacenar toda la carne de cerdo que será /pignorada/.

En cada una de estas aseveraciones, parece que el verbo pignorar y el sustantivo pignoración se estén refiriendo a una acción o un procedimiento que se aplicará a la carne de cerdo, como si se tratase, por ejemplo, de los verbos congelar, asar, guardar, salar, sazonar.

Si la pignoración incluye dejar un objeto en garantía para recibir un préstamo, ¿recibirán los porcicultores la carne de sus cerdos cuando hayan pagado la deuda?

El párrafo tres asegura que “El Gobierno dispuso de un presupuesto especializado para la compra de cerdos…”. Entonces los criadores cobrarán ahora, pues el Gobierno adquirió una mercancía, y por tanto es suya. Siendo así, ¿hay pignoración?

La pignoración guarda relación con la hipoteca, por cuanto el prestatario cede un bien como garantía del préstamo. Si el Gobierno está comprando cerdos, antes que los extinga la peste, en apoyo a los productores y para garantizar el consumo,  no hay hipoteca. Por eso creo que en nuestro país se está atribuyendo un nuevo valor semántico a las palabras pignorar y pignoración.

RAFAEL PERALTA ROMERO
rafaelperaltar@gmail.com

El Nacional

Es la voz de los que no tienen voz y representa los intereses de aquellos que aportan y trabajan por edificar una gran nación