Pujols supera Musial como 1B en San Luis



Cuando Albert Pujols se marchó de los Cardenales de San Luis quedó muy cerca de conseguir algunas de las mejores cifras de la historia para la laureada franquicia del medioeste de Estados Unidos.

Stan Musial, uno de los más grandes jugadores de la historia, es dueño de las mayorías de los récords ofensivos de los Pájaros Rojos y sólo el toletero dominicano tenía el chance de superar los números que para la posteridad puso “The Man” en varias categorías de la ofensiva.

Pujols rechazó el apodo de “El Hombre”, en español, consciente de que ese fue el mismo que dieron a la más alta personalidad que ha vestido la franela con los dos pájaros encima del bate.

Después de 11 temporadas en la que puso registros asombrosos, la Máquina, apodo aceptado por Pujols, el toletero se mudó a la costa oeste, via la agencia libre, cuando estampó firma con los Angelinos de Anaheim en un contrato de 10 años que en marzo próximo entrará en su octava temporada.

Pujols participó en 1,705 juegos con los Cardenales, disparó 2,073 hits, 455 dobles, 445 jonrones, anotó 1,291 y empujó 1,329 en 1,705 partidos con una línea ofensiva de .328-.420-.617.

Esos números no fueron suficientes para superar a Musial, un virtuoso que logró .331-.417-.559 con 3,630 hits, 1,949 CA, 1,951 CE, 725 H2, 177 H3, 475 H4, 1,599 BB, 696 K en 22 estaciones y 3,026 partidos.
“The Man” no pudo lograr 500 jonrones, 2,000 anotadas y 2,000 impulsadas porque tuvo que cumplir con el servicio militar y se perdió la campaña de 1945 en la Segunda Guerra Mundial con edad de 25 años y en un punto alto de su carrera.

Regresó en 1946 y lideró la Liga Nacional en anotadas (124), hits (228), dobles (50) y triples (20).
Musial participó en 1,890 partidos en los jardines y 1,016 en la inicial, razón por la que el inmortal Rick Hummel, una de las máximas autoridades del periodismo deportivo de Estados Unidos y un ícono en San Luis, seleccionó a Pujols como el más grande inicialista de la historia en las filas de los Cardenales, cuyo uniforme han vestido grandesluminarias del juego.

El ranking de Hummel es el siguiente: 1.- Pujols, quien ganó tres títulos de Jugador Más Valioso (2005, 2008, 2009), dos Guantes de Oro (2006, 2010), dos series mundiales (2006-2011) y un premio de Más Valioso en Serie de Campeonato (2004) desde que asumió el rol de titular de la posición en el 2004.
2.- Stan Musial, un clase aparte dentro y fuera del campo, lo hizo todo en San Luis como jardinero e inicalista.

3.- Jim Bottomley, un miembro del Salón de la Fama que defendió el primer cojín entre 1922 y 1932, dos veces campeón mundial.

4.- Johnny Mize, el primer “Gato Grande” jugó seis temporadas con los Pájaros Rojos, disparó 158 jonrones y promedió .336 con un OPS de 1.108. Es un inmortal.

5.- Mark McGwire, el Big Mac logró grandes proezas, en sus cuatro años en la ciudad del arco.
6.- Keith Hernández, un co-ganador del JMV en 1979 con Willie Stargell, fue campeón mundial (1982) y premier defensivo con seis Guantes de Oro.

7.- Bill White, el antiguo presidente de la Liga Nacional, conquistó seis Guantes de Oro, empujó 100 en tres campañas y fue miembro de los monarcas del 1964.
8.- Joe Torre, JMV en 1971, estuvo siete estaciones con los Cardenales, y allí también se desempeñó en la antesala y la receptoría.

9.- Orlando Cepeda, el boricua fue un monstruo en sus dos años y medio con San Luis. Dos veces estuvo en la Serie Mundial y ganó en 1967 cuando consiguió el JMV.

10.- James -Ripper- Collins, campeón mundial en 1934, fue el sucesor de Jim Bottomley y logró average de .306 en seis campañas. Como dato curioso, único inicialista que jugó dos partidos de nueve innings sin realizar un out.

Después siguieron. Jack Clark (11), Greg Jefferies (12), Pedro Guerrero (13), Dick Allen (14) y Allen Craig (15).

EL DATO

Goldschmidt

El toletero Paul Goldsmith fue adquirido por los Cardenales en una negociación con Arizona en este invierno. Se unirá al contingente de inicialistas que han vestido la franela de San Luis y dependiendo del tiempo que esté con el club podría ocupar un puesto entre los mejores.