Radar



Rescate

Ciudad Colonial

Aunque no son pocos los proyectos de rescate de la zona colonial que nacen y mueren sin pena ni gloria, el iniciado por el presidente Danilo Medina parece con perspectiva de éxito, especialmente porque  se  aprovisionaron 145 millones de pesos para su ejecución, provenientes de un préstamo de casi 30 millones de dólares  con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Se procura mejorar las condiciones  del espacio público del centro histórico de Santo Domingo, pero también el Gobierno ha prometido  afrontar los problemas de  delincuencia e inseguridad en la zona.

La verdad es que  las autoridades están compelidas a rescatar  la Ciudad Colonial y el malecón, desde hace tiempo sumidos en el abandono y  bajo control del desorden y la inseguridad. El área tiene gran potencial turístico, además de que los capitaleños y  ciudadanos de todas partes esperan disfrutar de su entorno sin el peligro que representa la delincuencia, el caos urbanístico y del tránsito. La promesa oficial incluye  la mejoría  o rescate de valiosos recursos históricos y culturales, como la Fortaleza Ozama, Museo de Las Casas Reales y el Alcázar de Colón. Hay que esperar.

Sentencia no ha lugar

El Séptimo Juzgado de Instrucción  favoreció  con un auto de no ha lugar al licenciado Elías Wessin Chávez,  acusado por el Ministerio Público de  estafar al Estado con más de 157 millones de pesos. El tribunal  consideró que  el Ministerio Público  no presentó pruebas suficientes para  enviar al presidente del Partido Quisqueyano Demócrata (PQDC) por ante un juicio de fondo. Dicho de otra manera, la Procuraduría General no pudo demostrar la existencia de un delito. Dos ex subadministradores de Bienes Nacionales también fueron favorecidos por el Juzgado de Instrucción.

El Ministerio Público debería asumir esta experiencia jurídica y procesal para entender de una vez y por todas que  la prensa no es  un tribunal y que hasta no lograr el fardo probatorio que sustente una acusación, ningún mortal debería ser enviado a la hoguera del descrédito público.