Reclama propiedad Bahía Las Águilas

Bahia-de-las-Aguilas


Un hombre que dice poseer tres parcelas dentro del área protegida de Bahía de Las Aguilas, advirtió que el caso aún no ha terminado en los tribunales, ya que asegura tener los títulos de propiedad de los terrenos adquiridos en ese lugar.

El señor Manuel Carvajal manifestó que seguirá reclamando lo que entiende que por ley le pertenece, pese a la sentencia emitida el pasado 28 de diciembre de 2018 por los jueces de la Tercera Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia, encabezados por el juez presidente del Tribunal, Manuel Herrera Carbuccia, que deja al Estado como único propietario de los terrenos de Bahía de las Águilas.

Carvajal refuta esa sentencia emitida para rechazar recursos de casación interpuestos por detentadores de títulos irregulares de propiedad en Bahía de las Águilas, bajo el alegato de que ese no es su caso, pues posee los documentos legales que avalan que es el propietario de los terrenos que reclama.

Según la documentación mostrada por Carvajal, él es propietario de las parcelas 215-A47, 215-A48, que eran propiedad de la compañía Mantenimiento y Servicios Fernández, vendidas a los señores Ramón Emilio Reví y César Augusto Matos Gesni, quienes a su vez le vendieron a él.

Asimismo, la parcela 215-A65 que le compra también a Matos el 16 de octubre de 1996, quien la había comprado a José Luis Guzmán Bencosme, con su título definitivo del Instituto Agrario Dominicano (IAD), al igual que la parcela 215-A66, de un millón 300 mil metros que la obtiene como tercer adquiriente, asentadas en el Registro de Títulos de Barahona.

La Suprema Corte de Justicia, ordenó anular todas las constancias anotadas en el certificado de título que ampara el derecho de propiedad del Estado de los terrenos, relativos a la parcela 215-A, ubicados en Enriquillo, provincia Barahona.

Según Carvajal, existe un plan desde las altas esferas del Gobierno para desconocer la legalidad de los títulos de propiedad que posee y que fueron emitidos por las autoridades estatales de Barahona.