Reclaman ajustar las pensiones a realidad



París . EFE. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) considera que hay que instaurar mecanismos automáticos que ajusten el monto de las pensiones y la edad de jubilación a “la realidad de los parámetros” de financiación para garantizar su viabilidad y la cobertura de los jubilados.
En su informe bienal de perspectivas publicado hoy, OCDE señala que hay varias opciones para ese ajuste, y en primer lugar vincular la edad de jubilación a la esperanza de vida.

Pero teniendo en cuenta que la esperanza de vida es muy diferente entre los grupos sociales, y que ciertos colectivos de la parte baja de la escala social o con un bajo nivel educativo viven menos tiempo una vez que se jubilan y por tanto reciben menos beneficios por las contribuciones que hicieron durante su vida activa.
Para evitar el efecto regresivo que el aumento de la edad de jubilación tiene para esos colectivos, la OCDE no llega a preconizar que se establezcan reglas particulares para retirarse, pero sí al menos que se permita flexibilidad para decidir el momento en que abandonan la vida activa.

“En términos generales, habrá que trabajar más pero no todos los grupos lo podrán hacer”, señala antes de recordar que los sistemas públicos de pensiones y las reglas fiscales pueden ayudar a mitigar esas desigualdades, en particular con unos niveles de pensiones para esos colectivos proporcionalmente más elevados en relación con sus cotizaciones. 

Pablo Antolín, uno de los autores del estudio, explica a Efe que “si la gente vive más (…) alguien tiene que pagar” y plantea una dicotomía- “o ahorras más o pasas más tiempo ahorrando”.

Antolín cita mecanismos para que el sistema no se desequilibre entre contribuciones y remuneraciones, como la elevación de la edad de jubilación conforme sube la esperanza de vida, pero también relacionar la evolución de las pensiones con el crecimiento económico o las cuentas nacionales.

UN APUNTE

Pérdida de confianza

La confianza en los sistemas de pensioines que se ha perdido por el envejecimiento de la población, los bajos rendimientos de los ahorros para la jubilación, el reducido crecimiento económico, las carreras profesionales menos estables y la insuficiente cobertura s.