Luisito Pie: “Quería darle un oro a mi país”



Para Luisito Pie, la noche del miércoles, el mito del ave Fénix dejó de ser un bello recurso plasmado en innumerables obras de literatos. El dominicano comprobó la capacidad de la legendaria ave, de resurgir de sus propias cenizas, cuando tuvo que reponerse a una dolorosa derrota en las semifinales del taekwondo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, para finalmente lograr la primera medalla de su país en la cita olímpica.

Luisito, 22 años de puro corazón, se empleó al máximo para vencer 6-5 en un épico combate al español Jesús Tortosa Cabrera y llevarse la presea de bronce en la categoría de menos 58 kilogramos.

“Sentí que todo se me derrumbó cuando perdí en las semifinales”, expresó Pie, aún jadeante por la celebración, al finalizar su pelea.

“Quería darle una medalla de oro a mi país y cuando perdí la semifinal me derrumbé por completo”.
Los consejos de sus entrenadores -de acuerdo con Pie- fueron determinantes para que pudiera regresar a competir con éxito por el bronce.

“Subí a pelear por el bronce como si fuera el oro”, dijo sonriente.

Tras un primer asalto de estudio y escaramuzas, en el que ninguno de los rivales marcó tanto, Pie atacó con técnicas variadas logrando puntaje de 5-0 en el segundo.

A escasos diez segundos para concluir el tercer asalto, el español, que perdía 1-5, logró colocar un golpe con una patada en giro a la cabeza de Pie, con lo cual empató a 5.

Eso abrió las puertas a una ronda adicional de muerte súbita (golden point) donde Pie logró dar el primer golpe y llevarse el triunfo.

Pie se convirtió de esta manera en el segundo atleta dominicano del taekwondo que conquista una medalla olímpica. Gabriel Mercedes fue el primero en hacerlo, cuando cargó con la plata en los Juegos Olímpicos de Beijing, China, en el 2008.
“Me siento feliz, orgulloso por esta medalla de bronce”, exclamó.

“A veces uno se siente comprometido con su bandera y piensa que por una cosa pequeña en el ring a veces se puede defraudar a uno mismo”, agregó.

Río queda marcado para nosotros -continuó diciendo Luisito- El país tenía confianza en mí y en mi federación. Ahora el país va a estar más atento.

Pie confió en que el taekwondo “dará la cara el cien por ciento por su país” en los Juegos de Río 2016.
Destacó la labor realizada por su equipo, de quienes dijo supo aconsejarle y darle la motivación necesaria en un momento apremiante.

Dedicó la medalla conquistada a Dios, su familia, su pueblo de Bayaguana, a República Dominicana, la Federación Dominicana de Taekwondo, el Comité Olímpico Dominicano y el programa Creando Sueños Olímpicos (CRESO).

La presea de Pie fue es apenas la primera de República Dominicana en los Juegos de Río, y la séptima de su participación en la historia de las olimpíadas.