Santana goza su temporada de ensueño

Carlos Santana, de los Indios de Cleveland, observa el Derby de Jonrones  de Grandes Ligas junto a su familia
Carlos Santana, de los Indios de Cleveland, observa el Derby de Jonrones de Grandes Ligas junto a su familia


CLEVELAND .- Con un elegante atuendo, propio del verano en Cleveland, Carlos Santana ingresó al enorme salón del centro de convenciones.

El ingreso demorado del primera base dominicano sucedió después de que Mike Trout, el boricua Francisco Lindor, J.D. Martínez y los otros jugadores de la Liga Americana se dirigieron a sus plataformas asignadas para las entrevistas con los periodistas.

Portando unas elegantes gafas oscuras, aún en un espacio techado, el toletero de los Indios tenía la apariencia relajada de un jugador experimentado y que ha sido seleccionado en múltiples ocasiones al Juego de Estrellas.
No se confundan.

Es uno de los 36 novatos en este clásico de mitad de temporada.

La selección de Santana como titular es el capítulo más reciente en el cuento de hadas que ha marcado su regreso a casa en Cleveland, donde jugó ocho temporadas antes de firmar como agente libre con Filadelfia en 2017.

Un canje en diciembre lo regresó a los Indios, que no podían imaginar dónde estarían esta temporada sin él.
“Nos ha conducido desde el primer día”, aceptó Lindor, el destellante campocorto de los Indios, seleccionado cuatro veces al Juego de Estrellas. “Estamos jugando el juego de manera correcta y él es una parte enorme de nuestro éxito”.

Santana, de 33 años, es uno de los jugadores más experimentados en el encuentro de este año, el cual está ofreciendo a los aficionados una mirada a algunos de los integrantes de la futura oleada de jóvenes estrellas del deporte. Hay 19 jugadores que tienen 25 años o menos, y esta colección de chicos tiene variedad de toleteros, lanzadores y velocistas.

En el plantel de la Liga Americana, está el derecho de los Medias Blancas, Lucas Giolito, cuyo nombre evoca imágenes de un jugador de fútbol italiano, pero cuya recta ha abrumado a los bateadores toda la temporada. O el amenazante toletero de Seattle, Daniel Vogelbach, quien se para en la caja de bateo para infligir daño a la pelota.