Siempre con la verdad



RAMON RODRIGUEZ

Una “guerra” necesaria
Nadie amó más la paz, la armonía y la concordia entre los seres humanos, que el Apóstol cubano José Martí. A él se deben las metáforas más bellas en la lengua de José de Espronceda en procura de la justicia social, sin embargo, cuando todos los caminos se cerraron, no tuvo más opción que llamar a “La Guerra Necesaria”.

Contrario a Marti, cuya guerra guerra le costó la vida aquel azaroso 19 de mayo, al Movimiento Deportivo Nacional, pero sobre todo, al Ministerio de Deportes que dirige Danilo Díaz, le conviene una guerra necesaria, que deberá ser dentro de un diálogo sincero, abierto y oportuno para tratar puntos, que como decía Pablo Neruda, no se aclaran ni con el olvido ni con el silencio.

Por estos predios llegó la información, cuya fuente, claro está, vamos a conservar, de que algunos federados se quejarán mediante comunicación en una primera fase con el ministro de deportes para que se les aumenten los recursos que reciben del Ministerio.

Esos federados están envalentonados para echar el pleito y el tema de los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, será la carta sobre la cual fundamentarán sus exigencias.

Yo he dicho y reitero, que a pesar de los logros que Danilo Díaz puede exhibir como ministro de Deportes, no debe dejar esa posición sin dejar resuelto el aspecto jurídico en lo concerniente a la ley 356-05.
Yo respaldo que las federaciones reciban todos los recursos necesarios, pero comparto la idea de la meritocracia. Mayores recursos para los mejores resultados.

De todos modos, ahora que varios federados exigirán más recursos, es propicia la ocasión para que Danilo Díaz haga alguna preguntas: ¿Cuáles son los federados que cobran viáticos por encima de los 50,000 pesos mensuales? ¿Quién y cómo se distribuirán los recursos de Solidaridad Olímpica, ahora que Antonio Acosta será el vicepresidente? ¿Y los federados electos, que cobraban en el COD, en franca violación a a la Carta Olímpica, ya no cobrarán? Los presidente del COD, siempre durarán más en sus posiciones que los ministros de Deportes, por eso pienso, que Danilo Díaz no puede dejar su legado en manos del permisivo presidente del Comité Olímpico Dominicano, Luisín Mejía, quien en el reciente proceso electoral del COD, demostró que no es un ser confiable y que sólo apuesta a sus intereses.

Sabemos de buena fuente que el presidente Danilo Medina ha dado todo el respaldo a Danilo Díaz para que luche por la transparencia y dé seguimiento a los expedientes que Jaime David dejó en carpeta. Yo estoy de acuerdo con la guerra. Una guerra de diálogo, donde se premie a las federaciones que trabajan y se denuncien a aquellos federados que han hecho de las federaciones un refugio para resolver sus problemas personales. Manos a la obra señor ministro.