Siempre con la verdad



RAMON RODRIGUEZ

Un compromiso de Nación

Cuando el presidente del Comité Olímpico Dominicano decidió buscar la presidencia de ODECABE, recibió el apoyo masivo del pueblo dominicano, sobre todo, claro está, del sector deporte.

Ahora bien, muchas de las personas que escribimos favorablemente y teníamos los dedos cruzados para que Luisín Mejía ganara esas elecciones, albergamos justas esperanzas de que la República Dominicana fuera sede en el 2026 del montaje de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Pienso que ahora le toca al también miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), hacer valer el mismo liderazgo mostrado para ganar el proceso del 31 de agosto del 2019 y lograr que el país disfrute el montaje, esta vez, con más experiencia y con mejores condiciones en todo el sentido de la palabra que en el 1974 y 1986.

El presidente de la República Danilo Medina, una vez más volvió a hacer coherente con el sector deporte y a través del ministro Danilo Díaz, ha puesto el gobierno a disposición del montaje de los Juegos.

Aunque México está interesado en celebrar el evento, el liderazgo de Luisín debe imponerse, pues se trata de un compromiso patrio, donde sus autoridades, han empeñado su palabra y han dado apoyo
público de una manera institucional.

José Manuel Ramos y Arístides Fernández Zucco, junto a muchas personalidades, ya han hecho formalmente la solicitud. Han depositado los 10 mil dólares exigidos como requisito y han cumplido con los requerimientos legales.
El ingeniero Ramos cumplió como presidente del Comité Gestor.

Su labor ha sido loable. La bola está en la cancha de Luisín. Y siendo éste un encantador de serpientes, no tendrá dificultad de cumplir con su pueblo, si está en disposición de hacerlo y no se deja indisponer de algunos miembros del Comité Olímpico  que han sido increíblemente apáticos con la solicitud de la sede.

Existe una realidad insoslayable: el gobierno de Danilo Medina, representado por Danilo Díaz, desde el Ministerio de Deportes, disparará hasta el último cartucho para que la República Dominica no haga un papelazo, es decir, que aún teniendo el juez a su favor, pierda la sede.

Todos apostamos  a Luisín Mejía.