Timo fue un gigante: batea para el ciclo en triunfo del Licey

http://img1.elnacional.com.do/image/article/8/209x400/0/B314BF1E-54CC-4EA2-8DAF-E77A48F223EA.jpeg


Por JULIO VALDEZ
El Nacional
Ningún plan fue efectivo contra los Tigres del Licey que anoche dieron una paliza de 16 carreras por 2 a  las Aguilas del Cibao en la continuación de la serie semifinal del torneo de béisbol otoño-invernal dominicano.

Los grandes como los chiquitos fueron letales para el pitcheo de los cibaeños que no salían de su asombro ante devastadora  ofensiva.

La motivación influyó para que uno de los más chiquitos se convirtiera en un gigante, y no del Cibao.

Timoniel Pérez, quien tuvo muchos días, apartado de la alineación azul se creció a tal punto que fue el más grande en la ofensiva de los Tigres que de esta forma preservaron el segundo peldaño del “Todos contra Todos”.

Luego de haber producido un triple, jonrón y un sencillo, el dirigente José Offerman, pensó que era justo que el diminuto jugador tuviera un descanso, tras tener una sobresaliente participación en el mismo, pero en la mente de Timoniel estaba seguir en acción para completar la hazaña de batear para el ciclo, cosa que finalmente logró.

Con un doble  en el octavo acto Pérez se convirtió en el tercer jugador del Licey en lograr la hazaña de batear para el ciclo.

Pérez fue el segundo   este año, luego de que Erick Aybar  lo   hiciera contra los Gigantes en el partido de las 18 entradas  el martes 2 de diciembre, en la Serie Regular  y Silvestre Campusano, el 28 de enero de 1994 en Santiago en la Serie Final.

“Lo fui pensando todo el tiempo desde que fui al plato, si daba el doble o luego un hit, o me iba para la segunda”  comentó Timo y agregó  “Estaba conciente de todo, desde antes de llegar al cajón de bateo”.

Pérez produjo su jonrón contra Claudio Vargas, en el cuarto y frente a Wilkins Arias pegó el  sencillo en el sexto.

La victima del triple fue Miguel Saladín en el séptimo y luego el doble en el octavo frente al propio Saladín.

“Salí lento para que el jardinero pensara que no me iría, y cuando noté que se confió, fue entonces que cogí para la segunda” puntualizó Pérez.

Pérez bateó de 5-4, 4 anotadas y una empujada, sumándose a esta actuación Erick Aybar, de 4-2, 4 empujadas, José Bautista 5-2, 3 anotadas y 3 empujadas; Emilio Bonifacio de 3-2, 3 anotadas y una empujada.

El derecho Daniel Cabrera, lanzó impecable durante cinco actos, ponchando a 5 bateadores, regalando 3 boletos y permitiendo 3 hits para anotarse el triunfo. La derrota fue para el abridor de las Aguilas, Claudio Vargas, quien sólo tiró cuatro acto y permitió 4 carreras, dos de ellas limpias.