Toques



David Ortiz
El fin de semana pasado nos trajo la mala noticia del disparo, casi mortal que ha puesto en peligro la vida de nuestro David Ortiz.

Nadie en el país jamás se identificaría con él o los agresores de este trágico hecho, que al momento de escribir esta crónica no ha sido oficialmente esclarecido.

Pero, lo mas importante del caso es que aunque seriamente lesionado, David está fuera de peligro.
Varias interrogantes seguro despejadas por los investigadores: ¿Cuál fue el verdadero móvil de la agresión? ¿Cuál de los afectados era el real objetivo del suceso? y obviamente, ¿A quién o quiénes beneficiaría ese crimen frustrado?.

Despejadas esas incógnitas y cuando el proceso siga judicialmente su curso, y David se recupere física y mentalmente, debiera venir un tiempo de reflexión para nuestro David.
Porque él no es un dominicano cualquiera.

Es un atleta quien de haber culminado su vida en una fatalidad irreversible, no hubiese visto coronar su gran carrera del béisbol, con el más grande galardón que un pelotero pueda recibir que es su exaltación al Salón de la Fama del Béisbol de Estados Unidos.

David, como cualquier dominicano, tiene todo el derecho de disfrutar su vida como lo crea más placentero.

Pero debe saber y tener bien claro, con quién se junta, y dónde se junta.

Probablemente ahora piense que deberá de abstenerse de visitar ciertos lugares.

Lugares que nunca han sido frecuentados por otros grandes peloteros: Los Manny Mota, los Rojas Alou, los Julián Javier, los Chilote Llenas y los salón de la fama Juan Marichal y Pedro Martínez.

Todos estos y otros mas, han tenido un comportamiento público discreto y no han corrido el riesgo de verse involucrados en hechos como el ocurrido con David este último fin de semana.

Mientras tanto, pronta recuperación para ese ídolo deportivo del pueblo dominicano y una gran parte de los Estados Unidos.

¡Y ojo al Cristo, a los demás!

TOQUECITOS… Cuantas cosas se han escuchado sobre la vida personal y pública del astro del béisbol David Ortiz, luego del incidente en que se vio envuelto el domingo por la noche… Lo que hay en las redes sociales hay que saberlo digerir, pues cualquiera sufre un infarto mayúsculo solo con parte de lo que dicen… De todas maneras, las “bolas puestas a circular, no son más que eso” por lo que hay que continuar la vida, pues ella no se detiene.