¿Qué Pasa?

Trienal Internacional 

Trienal Internacional 

A ritmo acelerado marchan los trabajos que se realizan en el Museo de Arte Moderno para inaugurar  la I Trienal Internacional del Caribe Santo Domingo 2010. Arte y Medio Ambiente.

 En esta primera Trienal participan 79 artistas destacados de la región, muchos de los cuales ya están en el país instalando sus obras.

María Elena Ditrén, directora del MAM, explicó que durante todo el año han trabajado en la preparación, selección de artistas, transporte, montaje y otros aspectos   de evento, en un esfuerzo de la Cartera de Cultura y el MAN amparado bajo la declaración “Santo Domingo capital Americana de la Cultura 2010. Destacó el nivel de los artistas y obras que participan en Trienal, muchas de las cuales son inéditas, creadas especialmente para este evento cultural.

  Arte y Medio Ambiente

Ditrén  explicó que eligieron el tema del medio ambiente debido a la crisis que vive el planeta, que hace necesario que todos los sectores se preocupen.

 “Por lo que los artistas se expresan de manera particular con posturas críticas, otras veces políticas, irónicas o poéticas”, añadió. Resaltó que es la primera vez que se realiza la Trienal Internacional, que será cada tres años. Antes se realizaron cinco ediciones de la Bienal del Caribe, que fue reformulada en sus bases, objetivos y contenidos. “Hemos querido crear un diálogo entre los artistas de la región. La idea es que la Trienal  sea una plataforma para ese diálogo de artistas, críticos y público en general”, sostuvo.

Entre los artistas que ya están en el país para participar en la trienal están: Rafael Gómezbarros de Colombia, Pepón Ozoria de Puerto Rico, Natalia Castañeda de Colombia, Antoine Rodríguez de Cuba, Lexy Noboa, de Miami, Verónica Vides de El Salvador y Rodríguez Gumbar de Martinica. Las obras, entre las que destacan pinturas, instalaciones, esculturas, videos y otros   han sido colocadas en el sótano y los tres pisos del museo.  A la entrada del mismo, llama la atención la  de Gómezbarros, “Casa tomada”,  en la cual el artista muestra 300 hormigas hechas en fibra de vidrio y resina, con patas de madera. Señala que la obra es una simbiosis entre la naturaleza y el arte. “Representa la inmigración, la  globalización”, subrayó.

El Nacional