Un impulso al cine dominicano

Cine dominicano


El cine dominicano está en etapa expansiva, pero aún tiene limitaciones frente a la explotación masiva del mercado internacional.

El criterio es de Agustín Fernandez, director y productor, que trabaja con productoras norteamericanas y que tiene en su haber películas y documentales premiados en Estados Unidos.

El productor y director anunció que han llegado a un acuerdo la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode) y Duende Films, productora norteamericana de mucho componente latino, para producir en el país 12 películas que puedan ser comercializadas internacionalmente.

Fernández, junto a Michael Toribio, presidente de Duende Films (con oficinas en Los Angeles, Miami y New York), indicaron, en visita a Qué Pasa! que la primera de esas 12 producciones ya está en proceso.

Fernández tuvo una primera experiencia fílmica en el país cuando rodó aquí El Vacilón, con el protagónico del talento radial puertorriqueño Luis Jiménez, y que tuvo un éxito arrollador en New York.

La primera de las películas de este acuerdo es “La diabla en ruedas”, un triller en el cual una mujer asume un rol protagónico, en contraposición a los roles débiles que tradicionalmente se asigna a las mujeres. “Para el año entrante tenemos ya varias películas dentro del acuerdo a que hemos llegado con el ex presidente Leonel Fernández, incluyendo una titulada ‘Tentación’ y otra que es ‘Fuga o Muerte’, con guión de Huchi Lora y probablemente con la dirección de José Enrique Pintor”, afirma Fernández.

Explica el director del documental “Celia Cruz”, realizado cuando aún ella vivía y que logró varios premios Emmy, que el cine dominicano tiene que entrar ahora en una etapa de penetración al sistema industrial para que pueda ser productivo. Las producciones se harán acogiendo las condiciones que ofrece la Ley Nacional de Cine (DGCINE), explicó el joven director cubano.

“Lo que pretendemos es darle al cine dominicano una proyección internacional ya que no puede limitarse a explotar el mercado dominicano y una pequeña cuota que se logra con dificultad en la distribución internacionalo”, indica el director.

Sostiene que al cine local le hace falta el “punch” para abrirse las pantallas de Estados Unidos y el resto del mundo.