Ven confrontación fiscal DN y jueza es revés a la Justicia



La Asociación Dominicana de Abogados Independientes (Adai) advirtió hoy que con el enfrentamiento entre la fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, y la juez Margarita Cristo Cristo, la única que pierde es la sociedad porque una de las dos por obligación tendrá al final que quedar cesante o ser traslada a otra jurisdicción.

Eduardo Tavárez, presidente de la entidad, observó que la situación crea un conflicto legal sumamente delicado, en virtud de que ya la juez Cristo Cristo quedó prácticamente inhabilitada para conocer de los asuntos del Distrito Nacional, pero también la fiscal Berenice Reynoso ya no puede hacer sometimientos por ante ese tribunal.
A su entender, eso implica que al final una de las dos tendrá que ser trasladada a otra jurisdicción, lo que significaríaun duro revés para el sistema judicial.
“En uno y en otro caso pareciera como si en verdad ambas servidoras públicas no se debieran a su cargo -que es de naturaleza pública- en el que se supone deben responder a niveles jerárquicos superiores, ya que han actuado desde el ámbito personal y no institucional”, manifestó Tavárez.

“Si partimos de la premisa de que están en la misma jurisdicción, una de las dos quedará cesante si se acoge la inhibición o la recusación, la jueza no podrá conocer más apoderamientos que haga la fiscal Yeni Berenice Reynoso, toda vez que cuando un juez se inhibe de un caso argumentando “ultraje”, es de esperarse que todos los casos del cual quede apoderada como juez deba inhibirse por igual”, precisó el presidente de Adai.

En el caso de que la Cámara Penal de la Corte acoja la querella interpuesta en contra de la fiscal, ella quedará de pleno derecho en el estatus de sub júdice, y por vía de consecuencia y de oficio, deberá el Consejo Superior del Ministerio Público iniciar el proceso por faltas graves y/o suspender de 30 a 90 días a la fiscal, y en caso de condena por ultraje que implique prisión, conllevaría la destitución conforme dispone la Ley Orgánica del Ministerio Público (Ley No.133-11).

“Consideramos, que ambas damas y profesionales del derecho deben procurar un acercamiento y consensuar un protocolo de entendimiento y respeto mutuo, basado en la investidura que representan, para de esta forma llevar tranquilidad al sistema judicial dominicano”, aconsejó Tavárez.