Venezuela tiene deuda histórica con Haití



Por: HÉCTOR MINAYA

 

La deuda histórica de Venezuela frente a Haití se torna en un obstáculo para República Dominicana en el diálogo que con el vecino país inicia mañana, bajo la mediación del Gobierno venezolano. Las recientes declaraciones del presidente venezolano Nicolás Maduro en el sentido de que “nosotros somos hermanos incondicionales del pueblo de Haití, y el que se meta con el pueblo de Haití se metió con el pueblo venezolano”, ponen en tela de juicio el papel del país mediador en estas conversaciones.

Todo parece indicar que con este gesto el Gobierno venezolano quiso, anticipadamente, expresar un acto de adhesión circunstancial al Gobierno de Haití por el amparo a Simón Bolívar cuando el futuro libertador sudamericano se refugió en ese país, en el 1815.
El entonces presidente haitiano Alexandre Pétion apoyó a Bolívar con armas, barcos y soldados para reemprender la lucha por la independencia en Sudamérica.

Personalmente, Pétion seleccionó un ejército de 300 hombres, bien entrenados y armados y lo puso a disposición de Bolívar.
La presencia del luchador revolucionario sudamericano causó preocupación en las autoridades españolas de Santo Domingo, las cuales habían sido alertadas de su posible llegada a la isla.

Cuando Bolívar fue asistido por Pétion se encontraba refugiado en Jamaica y según reportes de la época, estaba deprimido y al borde del suicidio a causa de algunos fracasos en su lucha, lo que le había obligado a buscar refugio en el exterior.  Pertrechado por Pétion, se prepara para reiniciar su lucha. Antes de emprender el viaje los barcos se establecieron en la isla Beata y en la bahía de Ocoa, provocando alarma porque se temió un ataque a la población por un desembarco que realizó su tropa.

Pero el respaldo concedido por Pétion a Bolívar no fue incondicional, pues le hizo firmar a cambio un documento de que debía decretar la abolición de la esclavitud en América, cosa que hizo cuando liberó a Venezuela y a Nueva Granada.
Al llegar a la isla Margarita, Bolívar dio la libertad a los 1.500 esclavos de la finca San Mateo.
Algunos historiadores como Manuel Núñez Asencio consideran que aquel acto de solidaridad de Pétion obedecía, “más que a la generosidad y al amor por la libertad americana, al cálculo”.

Dice Núñez Asencio que “Pétion quería cerrarle la posibilidad a los dominicanos de que pudieran obtener la solidaridad de esas repúblicas libertadas, a las cuales estamos ligados por haber sido porciones del imperio español en América. (Consúltese La Gaceta de Colombia 1822), los haitianos lograron la neutralidad de las naciones recién libertadas de América ante la invasión a Santo Domingo”.
Y agregó “El objetivo de Pétion era que la lucha contra España le diera la posibilidad de hacer cumplir el precepto de su Constitución de 1805 que proclamaba que la porción española de isla era parte del Imperio de Haití (consúltese art. 1, de la Constitución de 1805)”.

Refiere Núñez Asencio que la pregunta que no pueden responder los políticos y los historiadores del Centro Pétion Bolívar es la siguiente: ¿Por qué Simón Bolívar no invitó a los haitianos al Congreso de las Naciones Libres de América, celebrado en Panamá en 1826?
Y añade “por dos razones fundamentales: 1. Por el contenido de su propia Constitución de 1805. Se le prohíbe la propiedad a los blancos (artículo 12). Este exclusivismo racial no tuvo seguidores en el continente.

En Haití, al contrario, los europeos y sus descendientes están inhabilitados para todo y son generalmente hablando un objeto de odio y detestación. ¿Cómo podremos tratar a un pueblo que profesa estos últimos principios, sin poner en peligro nuestro reposo y nuestra seguridad interior”. (Consúltese: Martínez Peña Haití y Venezuela en la época de la Independencia). Ni a Francisco de Miranda ni a Bolívar les interesaba iniciar una guerra fundada en la raza”.

“2. Los hispanoamericanos no tenían nada en común con Haití: ni la lengua, ni la historia, ni la cultura ni los propósitos políticos. Por el uso posterior que dieron a sus aparentes muestras de solidaridad. Muy lejos se halla, pues, Bolívar de la fraseología y de la amistad con que hoy lo evocan los haitianos. La historia son los hechos, no las habladurías”, sostuvo. El historiador y poeta cree que erróneamente se ha divulgado la idea de que Haití actuó generosamente con El Libertador Simón Bolívar al prestarle ayuda tras su paso por ese país.

El diálogo entre delegaciones de Haití y República Dominicana inicia mañana al más alto nivel y con un escaso optimismo de que rápidamente se pudiera llegar a conclusiones satisfactorias.  Según analistas locales se podría difuminar tras tres jornadas de conversaciones.

Si el Gobierno venezolano no actúa con imparcialidad, quizás porque cree que tiene una deuda histórica con Haití, el diálogo podría ser un fracaso y las perspectivas para una salida satisfactoria en muchos temas bilaterales de interés para ambas naciones podrían alejarse mucho más.