Casa Bader en venta

La Casa Bader una tradición en Santiago visitada por personalidades nacionales e internacionales.
La Casa Bader una tradición en Santiago visitada por personalidades nacionales e internacionales.


(2 de 2)
Hoy Casa Bader ha abolido el conservador método y las mujeres son admitidas, tiene mesas, habilitó el patio y se realizan bailables, todo imposible de pensar tiempos atrás. Casa Bader ha evolucionado con el tiempo, acoplándose a la semoviencia de los tiempos y la competencia.
Casa Bader desde sus inicios en 1939 ha operado en una casona de la calle 16 de Agosto 75, entre las calles Mella y Sánchez, y siempre la clientela fue atendida por los hijos de Antonio Fadul, Antonio Fadul Minés (Tontón), Lula y Momo. Lula falleció el 15 de agosto de 2003 a los 87 años. Tontón falleció el 15 de junio de 2014 a los 93 años. Doña Dolores Minés de Fadul falleció el 14 de agosto de 2003.

 
Casas Bader prosigue ofertando las “frías” y sus famosos kipes por las hijas de Tontón Fadul y su esposa Flora Pérez, Carmen, Rosario, Linda, Oneida y Sisy.

 
Antonio Fadul padre falleció el 25 de septiembre de 1961. Angel Fadul (Momo), falleció el 21 de enero de 1995, y Lula Fadul falleció el 15 de agosto de 2003. Fue famosa por su alegría, educción, permanente aliño, imprescindible collar y encendidos labios rojos. El autor de esta obra reconoció sus gemas humanas en un artículo publicado en el periódico Hoy el 21 de agosto de 2003. Dolores Minés de Fadul falleció el 14 de agosto de 2003.

 
En una magistral pincelada literaria escrita por el historiador José Miguel Soto Jiménez y publicada en el Listín Diario el 25 de julio de 2009, describe a Casa Bader con estos conceptos:
“El patio de Bader, es patrimonio de ese Santiago imperecedero, aunque sea propiedad legítima de los Fadul. Bader es un latido más de ese Santiago que <está siempre latiendo y latiendo como un corazón>”, evocando la canción del bardo Juan Lockward inspirada en Santiago de los Caballeros.

 
Contigua al original Palacio de Justicia de Santiago de los Caballeros en la calle San Luis, Casa Bader fue más que la sede de conciliábulos para leguleyos de mala muerte y alguaciles corruptos, y más allá de esa lacra imposible de evadir, Casa Bader desde sus inicios, es la referencia de la primera cerveza “vestida de novia” o “ceniza”, de todas las marcas criollas, Presidente, la cerveza líder en la preferencia de los dominicanos; Quisqueya, Cibao, y Bohemia, y extranjeras Heneken, Pabst Blue Ribbon, Budweiser, Miller, Lowenbrau, La Niña de Munich, Tres Caballos, Corona, Tres X, con la impronta de que en todas podían “abrirse caminitos” en el hielo de sus botellas con las uñas, con el record de que en un país de gente con psicosis proclive a la violencia, más cuando se “reburujan” con bebidas etílicas, en Casa Bader nunca se ha originado una trifulca ni una balacera.

 

 
El pasado día 7 de noviembre, Diario Libre insertó una nota en la que informa que Casa Bader fue puesta en venta por la bicoca de RD$30 millones, decisión de las hijas de Tontón Fadul, con la condición de que el adquiriente conserve el negocio pionero de las “frías vestidas de novia”, las “ cotorras cenizas”, en alusión a las cervezas, noticia que me produjo el clásico friito en el ombligo cuando bajamos en un columpio, por el temor a su desaparición.

 
Pienso que la ocasión es propicia para que el destacado empresario santiaguense José Augusto León Asensio, propietario del 49% de la Cervecería Nacional Dominicana que produce la bien afamada cerveza Presidente y el excelente ron Barceló, adquiera y conserve este ícono del esparcimiento pionero de “las cervezas más frías del Caribe” que él ha disfrutado y compartido tanto siempre.

Publicidad