¿Daña la salud reutilizar las botellas de agua?

Daña


Rellenar con agua corriente las botellas que habían sido utilizadas para envasar agua es una práctica habitual, sin embargo estas fueron fabricadas para un solo uso, y en el mejor de los casos con la posibilidad de reciclar el plástico.

En torno a estos recipientes hay muchos mitos, uno de ellos es que las botellas de plástico pueden liberar en el agua componentes tóxicos para la salud.

“En términos generales no hay problemas de seguridad para la salud al reutilizar las botellas de plástico”, le dijo a BBC Mundo Ana Troncoso, catedrática de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Sevilla, en España.

Según la experta, está demostrado científicamente que los recipientes de plástico rígido a base de policarbonato que contienen el aditivo BPA o Bisfenol A sí lo pueden liberar sobre el contenido.

Hace unos años un estudio del centro para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos encontró que más del 90% de los estadounidenses tenían trazas de esa sustancia en la orina.

En la vida diaria estamos expuestos a esa sustancia desde una multitud de fuentes: el Bisfenol A o BPA es un producto químico muy común asociado a los envases de policarbonato y utilizado para fabricar todo tipo de termoplásticos moldeables, no sólo botellas sino también latas de alimentos y bebidas, recibos y extractos bancarios, CDs, etc.

Troncoso explica que la cantidad de esa sustancia que se libera desde las botellas es tan mínima que muchas autoridades reguladoras de la salud, como la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria o la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), no la consideran un peligro.

En estudios con animales y en dosis muy altas, según Troncoso, se ha relacionado esta sustancia con problemas endocrinos.

Y por un principio de precaución, en Europa está prohibido su uso en productos destinados para la lactancia y la edad temprana, como los biberones o las vajillas para niños, dice Troncoso.

También está demostrado que si el plástico se somete a temperaturas muy altas se multiplica la liberación de este aditivo.

 

El real riesgo
Expertos coinciden en que el mayor riesgo para la salud asociado a la reutilización de las botellas de plástico es microbiológico.

Por un lado, el deterioro por el uso diario de la botella puede provocar la rotura física del plástico, en forma de rayazos, grietas o quiebras en el material poroso.

Esas fallas en el material son un lugar idóneo para albergar bacterias, lo cual puede ser un riesgo para la salud.

Por otro lado, a menos que las botellas sean lavadas regularmente, la reutilización de los envases de plástico conlleva una contaminación bacteriana, con microorganismos procedentes de nuestra propia boca, nuestras manos o por exposición medioambiental.

Según Troncoso, deberíamos considerar la botella como cualquier otro utensilio de cocina, que siempre lavamos después del uso.

En efecto, la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas de España también recomienda no reutilizar o rellenar las botellas de agua envasada por razones organolépticas, entre otras.

“Si se ha bebido directamente de una botella y se ha rellenado repetidas veces con otro tipo de líquido o alimento, el interior de estos envases ya no mantiene sus condiciones iniciales de total asepsia pudiendo incluso contaminarse con microorganismos y bacterias que proceden de nuestra boca o del ambiente”, le dijo a BBC Mundo.

Así que si insistes en rellenar esa botella de agua, sigue estas recomendaciones para minimizar riesgos: antes de usarla inspecciónala bien para asegurarte de que no tiene roturas y lávala con un detergente suave después de cada uso.

En torno a reusar estos recipientes hay advertencias, una de ellas es que las botellas de plástico pueden liberar en el agua componentes tóxicos para la salud.

Las botellas de plástico liberan al contenido el aditivo BPA o Bisfenol A.

Síguenos en nuestro canal de videos:
Publicidad