Descarta Punta Catalina comience a operar en 2018

Almonte dijo que el Gobierno debe  informar al país sobre el alcance de la demanda internacional de Odebrecht por los 708 millones de dólares y de cualquier negociación.
Almonte dijo que el Gobierno debe informar al país sobre el alcance de la demanda internacional de Odebrecht por los 708 millones de dólares y de cualquier negociación.


La Comisión de Energía del Partido Revolucionario Moderno (PRM) aseguró que ninguna de las plantas de la central termoeléctrica que construye el Gobierno en Punta Catalina entrará en operación en 2018.

El organismo perremeísta contradijo declaraciones en ese sentido externadas por el director ejecutivo de la Corporación de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE).

El ingeniero Antonio Almonte, director ejecutivo de la comisión de Energía del PRM, aseguró que la construcción de la multimillonaria obra podría quedar totalmente paralizada, como consecuencia del arbitraje internacional a que será sometida, producto del conflicto entre la constructora Odebrecht y el Gobierno, por una diferencia en el costo de 708 millones de dólares.

Sin embargo, precisó que “aunque no haya suspensión o parada de la construcción es muy probable que en Catalina no se pueda poner en operación ninguna planta este 2018 y Bichara lo sabe”.

“Para que cualquiera de las dos plantas inicie su operación este año, las pruebas de sus sistemas debieron haber comenzado, como mínimo, el año pasado, cosa que no ocurrió ni siquiera se prevé que pueda comenzar en el primer trimestre de este año”, manifestó Almonte, en declaraciones escritas.

Agregó que “Bichara sabe, como jefe máximo del proyecto, que para entregar la planta se requiere realizar un conjunto de pruebas inevitables como, por ejemplo, las del sistema de agua de circulación, el primer encendido de la caldera”.

Explicó que antes de entrar en operación esas plantas ameritan pruebas de sincronización conforme, primer encendido con carbón, ajustes de caldera y de la planta en su conjunto, de aceptación provisional, de desempeño y de aceptación final.
“La secuencia y duración de la ejecución de esas pruebas son invariables y rigurosas en proyectos de este tipo”, precisó.

“Fue por esa razón que la propia Odebrecht declaró, hace pocos meses, que la central estaría terminada en el 2019 sujeto a que la CDEEE le pague los 708 millones de dólares extra que reclama”, dijo.

Un Apunte

Imposible
Antonio Almonte señaló que aunque no haya suspensión o parada de la construcción es muy probable que en Catalina no se pueda poner en operación ninguna planta este 2018. Aseguró que Bichara conoce esa situación.

Almonte dijo que otra afirmación poco creíble de Bichara es que la construcción de la obra no se detendría durante el juicio internacional sometido por el contratista.

“Si la litis es porque el contratista dice que necesita 708 millones de dólares para terminar la obra, entonces, cabría preguntar ¿de dónde sacará el consorcio constructor ese dinero para terminar la obra antes del veredicto de la corte internacional de Nueva York?”, cuestionó.

Consideró que el Gobierno y Bichara deben informar al país sobre el estado real de la obra y el alcance de la demanda de los 708 millones de dólares.

Publicidad