Editorial: Real e inminente

16_Opinión_23_1,p01


El Ministerio de Salud ha declarado un estado de alerta epidemiológica para activar todos los componentes de respuesta rápida ante el posible ingreso de cólera a territorio dominicano desde Haití donde la enfermedad aumenta después del paso del huracán Matthew.

Las medidas preventivas activadas por las autoridades incluyen un monitoreo de la calidad del agua, el abasto de insumos y medicamentos necesarios en todos los hospitales para poder enfrentar cualquier tipo de emergencia.

A causa principalmente de escasez y mala calidad de agua en zonas severamente impactadas, el cólera vuelve a tener condición de epidemia en Haití, en un nivel de gravedad que preocupa a las Naciones Unidas (ONU), por su alta incidencia de mortalidad.

La expansión del cólera en Haití constituye una real amenaza y para disminuir el impacto de su inminente ingreso por la frontera se requiere la aplicación de un protocolo sanitario estricto y celosamente monitoreado.

El director del Servicio Nacional de Salud, Nelson Rodríguez, ha dicho que los hospitales han sido preparados para dar respuesta rápida en términos de diagnósticos oportunos y afrontar una posible contingencia sanitaria.

Las autoridades deberían acoger prontamente la sugerencia del presidente del Colegio Médico, doctor Waldo Ariel Suero, de que se aplique un programa de prevención en los mercados binacionales que se realizan en la frontera para evitar que el intercambio de alimentos se convierta en un vector del cólera.

Haití sufrió efectos de epidemia de cólera después del terremoto que asoló a Puerto Príncipe en 2010, cuyos estragos se sintieron en territorio dominicano, lo que obligó al Gobierno a poner en marcha un programa de contingencia sanitaria que conllevó una inversión de más de mil millones de pesos.

Esta vez se requiere redoblar esfuerzos de prevención en todos los frentes de salud y con la participación activa y consciente de todas las instituciones oficiales relacionadas con los servicios de salud, agua, migración, aduanas, medio ambiente y seguridad interior. El peligro de ingreso del cólera es real e inminente.

Publicidad