Gobiernos de RD muestran nulo interés por recuperar restos de Alonso de Ojeda



y 5
No es un misterio, el nulo interés que han mostrado los gobiernos dominicanos post mortem de Trujillo por sus personajes ilustres, que en otras latitudes se esmeran en que perdure su nombre en la historia. Se ha podido comprobar en la historia de la humanidad, que el robo de reliquias históricas ha generado hasta guerras para obtenerlas.

El profesor de estudios religiosos de la Universidad de Duke, David Morgan, dice que “de lo que se trataron las Cruzadas fue de la apropiación de reliquias”.

Citó que en la serie de guerras libradas por los líderes cristianos europeos para recuperar la Tierra Santa que estaba en poder de los musulmanes, los soldados cruzados traían de vuelta “cientos y cientos” de reliquias de Jerusalén, de Constantinopla (hoy Estambul) y otros lugares repletos de historia cristiana.

Morgan señala que la forma más común para que un pueblo o un monasterio pudiera adquirir una reliquia era robándola.
Los propios monjes “irrumpían en los altares”, dice Morgan, y se las robaban para ponerlas en su propio monasterio.

Por lo general, las curaciones milagrosas eran atribuidas al lugar que tenía la reliquia para mostrar que su robo tenía la aprobación de los santos.

Sin embargo, de las Ruidas de San Francisco el cura español Fernando Campo del Pozo se llevó clandestinamente para Venezuela los restos de Alonso de Ojeda, en el 1965, sin que el gobierno dominicano lo autorizada.
Tampoco el ejecutivo provisional de entonces, el doctor Hector García Godoy, que resultó de unas negociaciones para dar salida a la Guerra de Abril, inició una investigación para dar con el paradero de los restos de Ojeda.

Tampoco los gobiernos que le sucedieron a García Godoy: Joaquín Balaguer, Antonio Guzmán, Salvador Jorge Blanco, Jacobo Majluta, Balaguer otra vez, Leonel Fernández e Hipólito Mejía.

El actual gobierno del presidente Danilo Medina tampoco ha mostrado interés en aclarar esa desaparición, quizás a que el ente cultural, el Ministerio de Cultura, no le ha presentado el caso por el desconocimiento de esa situación o porque entiende que no tiene ningún valor.

Ojeda en su testamento expresó su deseo de que fuera enterrado en la puerta mayor del Monasterio de San Francisco.
Su aspiración fue satisfecha y sus restos permanecieron hasta el 1965 en las Ruinas de San Francisco hasta que el sacerdote Del Pozo cargaron con ellos para Venezuela.

La Cancillería dominicana, como no existía una oficina de patrimonio cultura, tenía la responsabilidad de la custodia de los restos de Ojeda. Es un bien del patrimonio cultural de la nación, que de acuerdo al artículo 64 numeral 4 de la Constitución de la República, está bajo la salvaguarda del Estado que garantizará su protección, enriquecimiento, conservación, restauración y puesta en valor.

Restitución a RD

Con sujeción a la Convención de la Unesco de 1972 sobre la protección del patrimonio mundial, el Gobierno dominicano puede gestionar ante el Gobierno de Venezuela la devolución de los restos de Ojeda, que fueron sacados del país ilícitamente.
Hay ejemplos exitosos de operaciones de restitución de bienes culturales.

La Unesco tiene el Comité Intergubernamental para fomentar el retorno de los bienes culturales a sus países de origen o su restitución en caso de apropiación ilícita. Este organismo ha respaldado varios casos de restitución que han sido coronados por el éxito.
Entre estos casos, tenemos que en 1983 el Gobierno de Italia devolvió a Ecuador más de 12,000 objetos precolombinos. Llegó a una feliz conclusión después de siete años de litigio.

En 1988, Estados Unidos devolvió a Tailandia el dintel Phra Narai. El caso fue resuelto por mediación del comité de la Unesco.
Este comité supervisó el retorno al museo de Corinto, Grecia, de 271 objetos que estaban en posesión de EE UU.

En abril de 2008 fueron restituidos por parte de Siria 700 piezas de antigüedades, incluidas monedas de oro y joyas, que fueron robadas en Irak después de la intervención militar de EEUU.

También en abril de 2008 Francia devolvió más de 260 piezas arqueológicas robadas en Burkina.

En ese mismo año, unas 156 reliquias culturales exportadas ilegalmente a Dinamarca, y que databan del período comprendido entre 2000 a. de. C. y la Dinastía Ming (1368-1644 fueron devueltas a China.

En febrero de 2008 Grecia restituye al Museo de Buthrote (Albania) dos estatuas de mármol que representan a Artemisa y Apolo, que había sido robadas en los años 90.

En enero de 2008 EE UU devuelve a Argelia el busto de Marco Aurelio, el emperador romano robado, junto con otras ocho piezas arqueológicas robadas en 1996.

En diciembre de 2007 un tribunal de EEUU ordena a una baronesa alemana restituir un cuadro procedente de la expoliación nazi, a las universidades de Concordia y McGill en Montreal y la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Estos son algunos de los casos que se pueden encontrar navegando en la red.

UN APUNTE

Sacadas Ilícitamente

Las cenizas del conquistador Alonso de Ojeda fueron sacadas del país ilícitamente y de manera clandestina por el sacerdote español Fernando Campo del Pozo y llevadas a Venezuela, en el 1965.

Síguenos en nuestro canal de videos:
Publicidad