Procuraduría centra esfuerzos en cambio de la cultura machista



Con la intención de que ni un sola mujer más muera por culpa de los feminicidios, la Procuraduría General de la República se encuentra inmersa en un novedoso programa de recorridos por toda la geografía nacional, como parte de los trabajos de ejecución del Plan Nacional contra la Violencia de Género, con el cual persigue, entre otros objetivos, cambiar de manera radical la cultura machista de los dominicanos que ha dejado alrededor de mil mujeres asesinadas en los últimos diez años.

Se trata de una iniciativa integral del procurador Jean Alain Rodríguez, que involucra a todas las instituciones del Gobierno, artistas, presentadores de televisión, actores, los ministerios de la Mujer, de Salud Pública, Educación, Cultura, la Policía Nacional y Conani, con la cual intenta crear una nueva cultura de no violencia de género, que abarque a hombres, mujeres y niños.

El plan cuenta con el apoyo total de la Presidencia de la República y para su ejecución, el procurador ha recorrido la totalidad de la provincias del país, en reuniones de grupos, charlas, conferencias, seminarios, talleres y congresos internacionales.

El Plan está basado en 22 acciones concretas, enfocadas tanto en la prevención como en la persecución del delito, así como un eje de acciones de coordinación interinstitucional para garantizar la efectiva implementación de las mismas.

¡Qué se ha hecho?

El plan fue lanzado en noviembre de este año, pero antes, el procurador visitó los principales pueblos y provincias, en consultas populares, encuentro con organizaciones no gubernamentales, charlas y congresos, en procura de la elaboración de un proyecto definido que contará con el consejo de las principales organizaciones que trabajan con el tema

Entre los lugares visitados por el procurador figuran la provincia Santo Domingo, La Vega, Valverde, Barahona, La Altagracia, Punta Cana (Verón), Samaná, Santiago, Jimaní, San Pedro de Macorís, Monte Plata, provincia María Trinidad Sánchez, El Seibo, Cristo Rey, Cotuí, Bahoruco, Hato Mayor y provincia Hermanas Mirabal.

Objetivos

A decir de sus diseñadores, el Plan ha sido construido sobre una base bien clara, que es cambiar de manera radical la cultura machista, que es la que más genera muertes como parte de la violencia de género.

Al respecto, sus diseñadores entienden que la violencia de género afecta el desarrollo humano y económico de la nación, la salud mental y física de las familias, y que la persecución cuesta millones de pesos cada año.

“Es un problema cuyas causas están arraigadas en la cultura machista, fomentada por la sociedad desde la niñez y lamentablemente, sostenida en las familias, las comunidades y los trabajos”, dijo sobre el particular el procurador Rodríguez.

Declaró que, sin embargo, al ser el género una construcción social, las políticas estatales para fomentar la equidad, prevenir la violencia contra los niños y niñas y prevenir la criminalidad, son el camino para reducir este flagelo.

“La falta de denuncias también juega un rol importante, especialmente en el aspecto persecutor.

Lamentablemente, las denuncias se ven permeadas por esas mismas prácticas culturales que terminan por normalizar la violencia, produciendo cuestionamientos a las víctimas que defiendan a sus victimarios por el síndrome de la mujer maltratada, muchas veces por desconocimiento de la magnitud del problema y su impacto social y bajo la excusa de proteger a la familia”, precisó el procurador.

Sostuvo que, por eso, una de las acciones del plan es precisamente promover las denuncias a través de una campaña de sensibilización.

“Para convertir una denuncia en una acusación, un equipo multidisciplinario se encarga de recabar las pruebas y sensibilizar a las víctimas y posteriormente, al presentar la acusación al sistema de justicia, las mismas vulnerabilidades de las víctimas requieren de un apoyo incondicional de las comunidades, así como del apoyo económico de las víctimas por parte del Estado”, dijo Rodríguez.

Lo que contempla

El objetivo principal del plan es la reducción de los índices de violencia y feminicidios, trazando la dirección de la política criminal para la persecución y la prevención contra la violencia de género directa (sea física, psicológica, económica, laboral y sexual), la violencia institucional y la violencia cultural. Por lo tanto, cuenta con dos ejes para la prevención y persecución del delito.

• Eje prevención: creación de un clima favorable para la prevención de la violencia de género y para la formación de nuevas masculinidades.

• Eje persecución: fortalecimiento de la persecución, la atención efectiva e inmediata a las víctimas así como las medidas de protección, a través de programas y acciones para el incremento y sostenimiento de las denuncias, y la investigación eficaz de este delito.

El Plan también contempla la creación de dos centros de intervención conductual para hombres en las regiones norte (Santiago) y este, cuya ejecución corresponde al cronograma 2018-2019.

Agresión a hombres

En cuanto a las agresiones a hombres que se dan por parte de las mujeres, el Plan contempla que las unidades de Violencia de Género, Intrafamiliar y Delitos Sexuales (UVG) asistan tanto a hombres como a mujeres que sean víctimas de violencia de género.

Entre las medidas del plan, además de las de fortalecimiento de sus servicios (acciones 14 a la 22) para facilitar el acceso a las víctimas, contempla la extensión de los servicios del centro de llamadas Línea Vida, que permite una asistencia más privada, y la creaciones de unidades de vigilancias en todas las provincias faltantes.

Desde este mes, la Línea Vida tiene cobertura nacional y funciona las 24 horas y los 365 días del año. Además, se implementan otras innovaciones en cuanto a software, programas de seguimiento, interconexión con otras oficinas y formación del personal.

Igualmente, en forma progresiva, el Plan contempla que en el 2018, las Unidades de Atención a Víctimas de Violencia de Género, Intrafamiliar y Delitos Sexuales funcionen hasta las 12:00 de la medianoche.
El Plan contra la Violencia de Género reafirma y fortalece una política de prevención y persecución de los delitos de violencia de género.

Perspectivas

El procurador Jean Alain Rodríguez espera que con la implementación del Plan comience a cambiar la cultura machista desde ya y que el próximo año bajen de manera drástica los feminicidios.

Para esa meta, el procurador entiende que las denuncias en los entornos de las víctimas, son fundamentales e imprescindibles para reducir la violencia de género.

En declaraciones exclusivas para El Nacional, el máximo representante del Ministerio Público enfatizó la importancia de la denuncia como mecanismo preventivo para poder actuar antes y no después de que ocurra el acto violento.
Rodríguez puntualizó, además, que denunciar tanto éste como cualquier delito del que algún ciudadano tenga conocimiento, más que un deber, es una obligación legal.

“Todos estamos involucrados, todos somos parte; cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de advertir, reconocer los signos, denunciar, mover a la acción y detener la mano de todo aquel que intente levantarla en contra de una mujer”, recalcó.

El procurador Rodríguez reafirmó que para lograr una solución efectiva a esta problemática resulta indispensable la participación de toda la sociedad,” pues afirma que la violencia de género tiene su origen en un comportamiento arraigado en creencias machistas, retrógradas y anticuadas sobre el rol de la mujer”.

Igualmente, reiteró que para romper con esta conducta obsoleta, “tenemos que educar a nuestros hijos desde temprana edad, con una formación en valores, donde entiendan que las mujeres se respetan y protegen por encima de todo prejuicio social, como entes iguales en dignidad, capacidad y valía, dueñas de sí mismas y sin depender de la aprobación o el permiso de nadie más”.

El procurador general explicó que el Plan Nacional contra la Violencia de Género puesto en marcha recientemente fue elaborado a partir de un diagnóstico realizado a más de siete iniciativas desarrolladas anteriormente y en forma dispersa por distintas instituciones, así como a estudios e investigaciones realizadas por el Ministerio Público con relación a los agresores, a las víctimas y a diferentes delitos relacionados a la violencia.

Asimismo, señaló que para reducir la violencia de género se necesita un trabajo conjunto y sostenido de largo plazo, por lo que este Plan Nacional contra la Violencia de Género es una iniciativa integral, que a diferencia de esos esfuerzos anteriores, contempla 22 acciones concretas, en coordinación con otros actores del sistema, como es la Policía Nacional, el Ministerio de la Mujer y el Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI).

UN APUNTE

Las estadísticas de la Procuraduría General de la República (PGR) indican que en lo que va de año se han registrado 76 feminicidios, sin contar los ocurridos en los meses de octubre, noviembre y diciembre. Sumados a los casos ocurridos en noviembre, serían 84 en total, aunque las estadísticas de la Policía Nacional precisan que son 86.

Sin embargo, estadísticas de organizaciones no gubernamentales que trabajan con el tema, señalan que los feminicidios ocurridos durante este año sobrepasan los 170, saldo que ha encendido el “botón de la alarma” para activar una serie de actividades contra la violencia de género, incluyendo el Plan Nacional en el que participan todas las instituciones del Estado.

EL DATO

El 2008
Fue el año de la última década donde más feminicidios se registraron, con un total de 131, seguido por el 2011, con 128; el 2012, con 103; el 2014, con 93 y el 2016, con 88. Las cifras del 2008 a la fecha arrojan un resultado de más de 960