Semiparalizadas plantas a carbón por falta recursos

Semiparalizadas plantas a carbón por falta recursos

NIZAO, Baní. La construcción de las plantas a carbón en Punta Catalina se encuentra semiparalizada por la falta de recursos económicos, lo que ha provocado la cancelación de más de 2 mil obreros, denunciaron dirigentes comunitarios y los propios desahuciados. “La construcción ha mermado y el desarrollo económico que los pobladores de Nizao creíamos que había llegado, se estancó”, dijo ayer Elpidio Madé, secretario general del único sindicato de transporte de minibuses de ese municipio.

Se trató de obtener la versión de los directivos del proyecto que ejecuta Odebrech, pero la encargada de comunicación, Keysi Cruz, remitió a los reporteros a la CDEEE para que la periodista Lidia Medina autorizara la declaración, pero no se obtuvo ninguna respuesta.

Comerciantes, empresarios de transporte, dirigentes comunitarios y varios obreros coincidieron en que la economía del pueblo de Nizao, se ha ido a pique como consecuencia de las cancelaciones de los obreros.
Para Pedro Carmona, secretario de organización del sindicato de camioneros que transporta material para la obra, la economía de Nizao está en peligro de muerte.

También los camioneros han cogido el riesgo de perder las inversiones que hicieron contando con la construcción de la central de las termoeléctricas con capacidad de 720 MW, y adquirieron camiones que ahora no tienen con que pagarlos.

Víctor Armando Sánchez Santos, quien se desempeñaba como ayudante de andamios, devengando un salario de 17 mil 653.58, dijo: “Yo duré dos meses, me faltaban como tres días para tres meses. Me dijeron que por motivo de dinero el gobierno no había depositado un dinero, nos iban a cancelar y después nos iban a llamar”.

La misma suerte corrieron más de 200 obreros que trabajaban como andamieros y los botaron a todos, precisó.
Madé, dirigente de choferes, explicó que la única información que los promotores del proyecto dan a los obreros cancelados es que no hay dinero para pagar y que en una ocasión hicieron una propuesta a los transportistas de los obreros de que les pagarían cada tres meses.

“A los únicos que no han echado es a los ejecutivos que todavía permanecen en el proyecto”, dijo “Esa situación nos ha dado duro porque muchas personas hicieron préstamos, hipotecaron su casa para invertirlo en la adquisición de autobuses y ahora tienen el problema encima”, lamentó.

En un recorrido realizado por reporteros de El Nacional en la periferia de construcción de la obra y el pueblo de Nizao, donde nunca cesó una persecución a los periodistas por parte del encargado de seguridad del proyecto, se comprobó que la mayoría de los cancelados se han dedicado al motoconcho.

Obreros de las comunidades Don Gregorio, Pizarrete, Catalina, Carretón y Baní, han sido afectados con las cancelaciones.
“Nunca se había hecho una obra aquí y ésta era la oportunidad de todos los que habíamos asumido compromisos económicos en adquirir una guagua de poder saldarla”, manifestó Miguel Soto Lachapell, presidente del Sindicato de Choferes Unidos de Minibuses Banilejo.

“Si tú no puedes hacer un proyecto lo mejor es no iniciarlo porque ahora se han hecho compromisos para el transporte de los obreros y entonces tenemos la guagua (minibús) en la cabeza y no tenemos con que pagarla”, indicó Soto Lachapell.

En Nizao comentan que otra compañía estaría detrás de la obra y que recientemente llegaron unos inversionistas en helicóptero que estaban dispuestos a invertir pero que como se trataba de plantas a carbón descartaron la posibilidad.

UN APUNTE

200 millones dólares

Recién se pagó a suplidores US$200 millones de US$632 comprometidos para el proyecto a carbón de Punta Catalina. Ese préstamo se pagará a 15 años con tres de gracia y el Gobierno tiene financiamiento del Brasil Deutsche Bank Spa y un pool de bancos europeos.

 

 

1 362

Pedro Carmona, camionero       Miguel Soto, transportista.    Víctor Martínez, cancelado.     Víctor Armando, cancelado.

 

7

Elpidio Madé, transportista

Publicidad