Valoración de sus hijos emociona a Beltré



Ganar un guante de oro (tiene cinco).

Un bate de plata (él posee cuatro).

Un guante de platino (lleva dos).

Ser convocado al Juego de Estrellas (ha estado allí en cuatro oportunidades.
Acumular 462 cuadrangulares, 613 dobles o llegar a los tres mil hits, han sido momentos muy especiales en la carrera de Adrian Beltré en el béisbol de Grandes.

Ninguno de ellos, sin embargo, es el más emotivo, para un hombre que ha sido considerado la mayor parte de sus 20 años en la Gran Carpa como el mejor defensor de su posición.

Ni siquiera haber quedado en segundo lugar para el premio de Jugador Más Valioso en el 2004, o tercero en el 2012.

Ese momento estelar corresponde a una vivencia inolvidable relacionada con sus hijos.

“Para mi nada iguala el momento en que mis hijos me dijeron ‘Papi, estamos orgulloso de ti’… Eso es algo que me conmovió y se me quedó gravado en el corazón”.

Se refería al momento en que esta temporada los Rangers de Texas le hicieron un reconocimiento en el estadio Lover Live por llegar a los tres mil hits en su carrera.

Entrevistado en el transcurso de una visita a las instalaciones del Grupo de Comunicaciones Corripio, el antesalista de los Rangers narró lo que para él ha sido el momento más emocionante de su carrera.
Dijo que le tomó por sorpresa ver a sus hijos correr desde el jardín central hasta él.

“La gerencia del equipo me sorprendió. No sabía que mis hijos iban a estar allí”.

Pero lo que realmente le conmovió fue escuchar de labios de su hijo Adrian Jr. decir “Papi, estamos orgullosos de ti” lo que instantes después repitieron sus hijas Cassandra y Camila.

“Cuando escuché eso me “engranojé”. Saber que tus hijos tienen esa concepción de mí, que me ven de esa manera, es algo emocionante para mi”.

No obstante, el camino hacia el éxito, está empedrado de muchas espinas y en la trayectoria de Beltré no ha sido la excepción.

“El peor momento de mi carrera fue cuando en el 2002 no estaba rindiendo y comenzó a rumorarse que me cambiarían o me bajarían a las menos”, narró.

Contó que aunque estaba trabajando fuerte no lograba salir de un slump y llegó a desesperarse.
“No podía ni dormir. Me estaba poniendo mucha presión, Era como si quisiera dar tres hits en un mismo turno”. Estima, sin embargo, que ese mal momento l

UN APUNTE

Orgullo profesional

Adrian Beltré declaró que no sabe hasta cuando seguirá jugando, que eso depende cuanto resista su cuerpo.
“Soy una persona orgullosa que ama y respeta el juego, cuando vea que esas cosas vayan desapareciendo, entonces sabré que llegó elmomento de retirarme”.

32

Adrian Beltré, junto al editor deportivo Leo Corporán, sostiene un ejemplar de El Nacional del domingo 12, donde se narra el recibimiento a su llegada al país el pasado sábado.

Publicidad