Ven explotación oro afectaría seguridad alimentaria en RD



La Academia de Ciencias de la República Dominicana advirtió que el desarrollo del proyecto minero en la comunidad de Romero, en San Juan de la Maguana, provocaría un grave problema de seguridad alimentaria al país.

Argumentó que la mina se encuentra por encima de los 800 metros sobre el nivel del mar, próximo al nacimiento de dos de los afluentes acuíferos más importantes que alimentan el Yaque del Sur.
En un documento entregado a los medios de comunicación en rueda de prensa, la entidad rechaza la explotación de esa mina.

La rueda de prensa fue encabezada por el presidente de la Academia de Ciencias, Luis Scheker, el ingeniero forestal Eleuterio Martínez y el biólogo Luis Carvajal.

La Academia de Ciencias expuso que apuesta por un modelo productivo para la existencia de todo el Valle de San Juan.

La institución estimó “apresurada y contra producente” la petición del Ministerio de Energía y Minas para que el Poder Ejecutivo autorice a la empresa suizo-canadiense Gold Quest la explotación del yacimiento en plena cordillera Central, que contendría unas 840,000 onzas de oro además de plata y cobre.

“La mina de oro proyecto Romero está ubicada entre 900 y 1,000 metros de altitud por encima de la confluencia de los ríos San Juan y La Guamá, cuyas aguas son almacenadas en la presa de Sabaneta, la mayor y única reserva de agua de importancia que sustenta el desarrollo agrícola y pecuario del Valle de San Juan”, dijo.

Además recordó que la conservación del agua está por encima de los 224 millones de dólares que dejaría el proyecto Romero al Estado dominicano.

En ese sentido, definió el proyecto como inviable en los aspectos ambientales y económico.
“No se puede aceptar inversión a cualquier precio”, manifestó la institución.

Llamó la atención de la sociedad, del presidente Danilo Medina y del Ministerio de Medio Ambiente sobre la peligrosidad de ese proyecto.

“No cabe duda que este proyecto tendrá una repercusión directa en la cuenca del río San Juan, afluente del único río que baña el Valle de San Juan y sus actividades agrícolas, industriales y para consumo humano”, expresó.

Sostuvo que la minería tiene una mala historia en República Dominicana y que sus huellas han sido altamente perjudiciales, porque no existe un solo indicador de cambio positivo a favor de los pueblos y comunidades circundantes a los proyectos mineros.

Publicidad