Articulistas Opinión

¡Bien, presidente Abinader!

¡Bien, presidente Abinader!

Ubi Rivas

En el escenario de la IX Cumbre de las Américas realizada en Los Ángeles, California, este junio nueve, el presidente de EEUU, Joe Biden, llevó un temario símil plato a la carta, mientras nuestro presidente Luis Abinader llevó el suyo, rehusando firmar el oneroso documento, que comprometía la política migratoria nuestra, procediendo como un auténtico gobernante, pretendiendo interceder por nuestra socavada soberanía.

Previo a cita, nuestro gobernante, en forma subliminal, pero admonitoria de como decantaría su posición en la cumbre, precisando:

“Tocaremos el tema migratorio. La comunidad internacional tiene que ir en atención a Haití, ya que se dejen de tantos discursos, que se dejen de tantas opiniones, ya se han hecho demasiados talleres, ya ellos (los países que dicen compromisarios con Haití), es que accionen en relación con Haití”.
Remachando:

“Ya RD ha hecho demasiado (por Haití), y la comunidad internacional es que tiene que pacificar ese país y nosotros vamos a hablar e insistir en eso”, puntualizó contundente al ingresar al aeropuerto Inglewood de Los Ángeles 2:00 p. m. hora RD. (Efe, Los Ángeles, 09-06-22).

Era el plato a la carta que llevaba y pediría nuestro gobernante a la cumbre, su símil de crónica de una irrenunciable y correcta posición anunciada.

En su breve exposición de apenas diez minutos, era virtualmente imposible nuestro gobernante exponer el faro ominoso, la carga aplastante en términos económicos y persistente añeja tolerancia desde 1950, acelerada inconsiderable y criminal funesta Era PLD, donde el corrupto permisivismo pacífica invasión indocumentados haitianos, saturó el territorio dominicano, con más de dos millones, innegables y claras protervas intenciones de proclamar en su momento, un Kosovo caribeño.

Como el presupuesto de Salud Pública financia parturientas haitianas con la corrupta connivencia militar.
Como jornaleros haitianos copan el 70% industria construcción por magnates evadir salarios correctos a dominicanos e impuestos al fisco.

Así bar tender industria turismo, prefiriendo haitianos dominan francés, inglés y español, por sobre bar tender dominicanos que apenas dominan su idioma materno.

Extensivo economía agropecuaria, donde por esos lastres a corregir, jornaleros haitianos dominan el escenario productivo, mureo y cultivo arrozales, corte caña azúcar, ordeño ganado vacuno.

Dueños condominios que por evadir impuestos, prefieren ofrecer servicios conserjes a haitianos.
Infinidad de fruteros estacionados en esquinas sobre todo del GSD, menos en Santiago y Baní, únicas excepciones de censurable permisivismo alcaldes.

Finalizando taxistas, buhoneros haitianos en tiendas móviles adyacentes semáforos.
Ningún país como RD ofrece tanto respaldo a tantos haitianos ilegales para mitigar su crónica y ancestral hambre.
Es lo que nuestro presidente Abinader no pudo desmenuzar en la cumbre por limitado tiempo.
Fue el motivo nodal de su plato a la carta IX Cumbre.
¡Bien, presidente Abinader!

Por: Ubi Rivas
ubirivas30@gmail.com

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos