Carta de los Lectores Opinión

Caso ecología

Caso ecología

Siempre salgo con cosas raras. Solo pregonan el permiso denegado pero no el porqué. Si fue por cuidar al medio ambiente, no sería al dominicano sino a la de los países de destino. En RD hay un oligopolio en ese negocio repartido entre dos corporaciones. Si hay alguna razón para que no haya una tercera exportadora, deberían de decirlo. En principio me huele que hay serias regulaciones internacionales con el producto.

He visto agresiones brutales contra el medio ambiente desde Santo Domingo hasta Higüey, mi ruta frecuentada. Primero fue la carretera Boca Chica-San Pedro de Macorís pasando por el litoral de Juan Dolio y Guayacanes. En aquel momento no se hablaba de medio ambiente pero si de hambre. Fue doloroso ver cómo las ruedas de los vehículos destruían millones de cangrejos que quedaron perdidos con la construcción de la vía.

Peor aún, se construyó un puerto marítimo justo en medio de la playa más bella del mundo, Andrés/Boca Chica, reduciéndola a menos de la mitad y nadie ha dicho nada. En adición, las construcciones particulares se han acercado tanto al agua que no queda ni un metro para circulación pedestre. En las siguientes provincias se han eliminado playas enteras para sacar arena y han destruido bosques de manglares en algunos ríos para construir.

Si extrapolamos esos daños a las demás regiones, la situación debe ser grave; pero a RD la salva que las lluvias repone sus bosques. Si bien se han destruido muchos, al menos quedan las estepas.

Diferente suerte corre Haití. Las lluvias no reponen las agresiones contra su foresta. Y a falta de recursos para sembrar suficientes árboles, se está desertificando.

Por: José Café

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos