Articulistas Opinión

Freno a la delincuencia

Freno a la delincuencia

Ángel Puello

Un tema que cada día está más vigente en la República Dominicana es la desigualdad social. Muchos estudios aseguran que la falta de oportunidades, de trabajo, de facilidades para estudiar alguna carrera técnica o profesional y de carecer de una formación de valores morales en el hogar constituyen una bomba de tiempo que lleva a muchos jóvenes a ingresar a bandas barriales o a dedicarse en solitario a cometer hechos delictivos para así poder cubrir sus gastos.

Se observa en los medios de comunicación y en el testimonio de mucha gente en nuestro entorno que los hechos delincuenciales están cada vez más en aumento en nuestro país. Estos datos son desconcertantes, ya que el informe de nuestras autoridades financieras revelan que la economía dominicana mantiene un alto dinamismo en su crecimiento y la misma en un modelo latinoamericano.

La respuesta de la anterior interrogante podría estar en un artículo que leímos días atrás en el prestigioso periodico Hoy con las declaraciones de la economista Rosa Cañete, Directora de análisis de pobreza y desigualdad del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, en las mismas ella expresó que en nuestro país las cien mil personas más ricas tienen más ingresos que los ocho millones de personas más pobres.

La economista dijo también que la desigualdad en la economía se vincula mucho con la violencia y la criminalidad, que una forma de combatir esa realidad es cambiar radicalmente lo encontrado en el estudio “Desigualdad en el ingreso en la República Dominicana 2012-2019“.

Todo lo anterior se traduce en varias lecturas, la primera de estas es que existe una distribución muy injusta de las riquezas, que es una realidad que nos acompaña desde hace mucho tiempo atrás y la segunda lectura es que los diferentes gobiernos que hemos tenido por décadas se han caracterizado por la falta de voluntad política para controlar la desigualdad social que nos afecta cada vez más en nuestra aspiración de vivir en un país donde la inseguridad no nos mantenga en un pánico permanente.

Por: Ángel Puello

angelpuello@gmail.com

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos