Cinco verdades sobre la Torre Eiffel



La instalación de una réplica de la Torre Eiffel de 18 metros de altura en la entrada del municipio Santo Domingo Oeste, ha implicado toda suerte de comentarios en favor y, sobre todo, en contra, pero lo positivo es que ha generado un debate sobre arte y arte público, que resulta necesario desarrollar.

La Torre Eiffel original, es una estructura de hierro, diseñada por los ingenieros franceses Maurice Koechlin y Émile Nouguier y a la que le dio su diseño definitivo el arquitecto Stephen Sauvestre y construida por el ingeniero francés Alexandre Gustave Eiffel. Desde sus inicios los artistas de la época la cuestionaron y calificaron como un monstruo de hierro; durante los dos primeros años, dos meses y cinco días de su construcción generó controversias.

Cuando se llega a su entorno, infunde en el visitante una sensación mixta: respeto, admiración y sorpresa. Es impactante: tiene 300 metros de altura, (la estructura más alta de París), recibe casi ocho millones de visitantes, es el edificio público turístico de paga con la tarifa más alta del mundo.

Tiene réplicas de diversos tamaños en 21 países del mundo, (la de Honduras tiene 8 metros de altura y es horrible en su terminación en hierro), incluyendo las varias que se han instalado en República Dominicana, aun cuando sin el estufo de escándalo que mediáticamente ha adquirido ahora en Santo Domingo.
Pero lo que está fuera de toda duda es:

1. Es una pieza de arte en hierro forjado, elaborada en 2014 por José Ignacio Morales, El Artístico, por contrato propuesto por los dueños del Euro Club, establecimiento nocturno para mayores de 21 años, inaugurado el 13 de octubre de 2015, realizado con un costo de dos millones de pesos. Una obra de arte y no “bagatela artesanal” como se ha sugerido en los comentarios.

No es arte “kitsch”. Es arte. El Artístico fue el mismo creador del Reloj Público del abandonado Boulevard de la avenida 27 de Febrero. Morales nada ha tenido que ver con lo que pasó luego de haberla entregada a sus compradores iniciales.

2. El Euro Club dejó de usarla, por lo que fue retirada de la fachada y se encontraba sin uso, fue rematada por medio millón de pesos por el Alcalde de Santo Domingo Este, a fin de tener un soporte que marcara la entrada del municipio y que se constituyera en un atractivo mito urbano. Pero no es el único centro nocturno que ha usado la torre. Ya antes, el Eiffel Bar and Lounge, abrió sus puertas en Santo Domingo Este, el 9 de marzo del pasado año, teniendo en su pórtico una similar, más bajita y menos fina en la terminación.

3. Lo novedoso y escandaloso, en su nueva instalación es que se hizo frente a un monumento nacional, la Plaza de la Bandera, (diseñada por el arquitecto Cristian Martínez), lugar completamente inadecuado y con la que nunca debió competir. En los 21 países en que se han montado replicas grandes, ha sido en parques o plazas en las que no se establece paralelismo o competencia alguna con símbolos nacionales.

4. Lo sorpresivo es que, al final del cuento, la reacción mediática que ha generado la instalación de la réplica de la Torre Eiffel, se ha transformado en un ícono urbano con un nivel de proyección que no se pensaba tendría.

5. Se puede establecer que la imagen de la torre Eiffel es una marca mundial y que no es la única torre de este tipo que se ha instalado en el país. Ha habido réplicas (en variados tamaños) frente a restaurantes franceses, pero ninguna de ellas tiene la terminación de la que se ha ubicado en el centro del debate.

Síguenos en nuestro canal de videos:
Publicidad