Atribuyen feminicidios a cultura machista



SANTIAGO. El Movimiento Feminista Hermanas Mirabal y la Coordinadora de Mujeres del Cibao consideraron hoy que el incremento de los feminicidios en el país se debe a la cultura de silencio en base a la indiferencia, falta de sensibilidad y la justificación de la violencia por la cultura machista.

Raquel Rivera, vocera de las organizaciones que apoya a las mujeres dijo que esa situación se veía venir, ya que, no existe conciencia de la población con relación al tema porque todavía consideran que el género femenino es un objeto.

En las pasadas 24 horas tres mujeres fueron asesinadas por sus exparejas que luego de cometer los hechos dos de ellos decidieron quitarse la vida, en casos ocurridos en Santiago y Puerto Plata. Ayer también fue encontrado el cadáver de Librada Guzmán. De 59 años, con signos de violencia en Tenares.

“Hace falta crear conciencia no solo en los hombres, sino en la población en sentido general, en la mayoría de los casos cuando sucede el feminicidio que es la ultima fase de la violencia, familiares, vecinos y amigos salen a decir que la maltrataba y también la poca capacidad de respuesta de las autoridades ante la cantidad de demandas que tiene la población”, apuntó Rivera.

El caso más reciente ocurrió anoche cuando el obrero Eduardo Humberto Beato mató a cuchilladas a su exconcubina, Soraida Morel Jiménez y luego se quitó la vida ahorcándose, en un hecho ocurrido en la comunidad de Monte Adentro.

“Como elemento de prevención y de educación aquí no hay presupuesto y el presupuesto para esos organismos es menos de un dos por ciento, como comprenderás la violencia se desborda a todos los niveles pero el sector más afectado son las mujeres, sobre todo las de los sectores populares”, señaló Raquel Rivera.

Esta mañana, los cuerpos de Eddy Antonio Rodríguez Morales, de 40 años y de su amante Yeraldina Altagracia Gil Ramos, de 40, eran velados por sus familiares en esta ciudad. Rodríguez Morales mató a Gil Ramos en la parada de minibuses Javilla Tours, en la calle 30 de Marzo, de Puerto Plata, a quien le disparó a la cabeza y luego con la misma arma de fuego se suicidó.