Página Dos Pulsaciones

Balacera iglesia mensaje bandas

Balacera iglesia mensaje bandas

Feligreses huyen de balacera.

El 1 de enero es una fecha venerada en Haití. Ese día se celebra la declaración de la independencia y tradicionalmente se conmemora con una ceremonia religiosa. Pero este año, como en las últimas tres ocasiones, la ceremonia fue empañada por una balacera, que se atribuye a una de las bandas que controlan el territorio, en que murió una persona y otra resultó herida.

No se ha establecido, pero tampoco se establecerá, si los disparos a la catedral de Gonaïves estaban dirigidos contra el primer ministro Ariel Henry, quien estaba en la ceremonia o fue otro de los muchos actos misteriosos que han caracterizado la vida política haitiana. Muestra es que todavía no se aclara el asesinato del presidente Jovenel Moïse, del cual el día 7 de este mes se cumplirán 6 meses.

La última versión daba cuenta de que sectores relacionados con el narcotráfico y el contrabando fueron los autores del magnicidio. Hasta el actual gobernante ha sido mencionado entre los conspiradores por una conversación telefónica antes y después del suceso con uno de los principales imputados. A pesar de las muchas versiones las investigaciones no avanzan. Y para colmo el proceso genera más dudas que certidumbre.

La balacera del Día de Año Nuevo resalta la presencia de las pandillas militares que matan, secuestran y amedrentan, además de obstaculizar cualquier proyecto de diálogo para impulsar la gobernabilidad. Ante la crisis y la incapacidad de las autoridades haitianas para encararla la comunidad internacional ha preferido lavarse las manos, generando más incertidumbre.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos