Cambio climático



Hace algunos años mucha gente puso en duda lo que la ciencia pronosticaba sobre el cambio climático, y lo que al mundo le depararían esas calamitosas alteraciones atmosféricas. Hoy, las mutaciones meteorológicas hacen estragos en gran parte del mundo, y principalmente en las economías centroamericanas.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 2.2 millones de personas en El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua perdieron sus cosechas, como consecuencia de las alocadas variaciones climatológicas, y más de un millón de seres humanos necesitan ayuda alimentaria de emergencia en esa zona.

Los fenómenos El Niño y La Niña recrudecidos por culpa del Cambio Climático, se ensañan en contra de vastos territorios que subsisten de la agricultura, a los cuales cuando no es que les niega el agua, es que se las envía en demasía tal, causando catástrofes.

Con el golpeo inmisericorde de El Niño, vaticinado hasta el mes de octubre por algunos organismos internacionales, los reservorios de agua dulce se agotan y toda la naturaleza cambia su estado actual.
Sin suerte para sortear la sequía con éxito, y no siendo suficiente para la naturaleza su criminal Niño, entonces viene La Niña, con lluvias inagotables, produciendo inundaciones y destruyendo infraestructuras a diestra y siniestra.