Editorial

16_Opinión_17_1,p01


 Notable progreso.-

El presidente Danilo Medina y los voceros del Gobierno y la oposición coincidieron en señalar que el diálogo por la paz de Venezuela, que celebró el viernes su tercer encuentro en Santo Domingo, avanza notablemente y marcha por buen camino, noticia alentadora para esa convulsionada nación, para América Latina y para el mundo.

Sobre los seis temas principales objeto de discusión ha habido grandes avances ha dicho el mandatario dominicano, que funge como mediador en ese ejercicio dialogante del que muchos no esperan resultados positivos y otros no lo desean.

Ese diálogo se realiza en un ambiente de seriedad total, con elevadas dosis de voluntad política expresadas tanto por los representantes de la Mesa de la Unidad Democrática, integrada por la oposición, como por los enviados del presidente Nicolás Maduro, claras señales de que se vislumbra algo de claridad al final del túnel.

En la sesión del viernes en la Cancillería, las partes acordaron realizar una reunión de trabajo el 11 de enero, integrada por dos comisiones que auscultarán los puntos consensuados, así como la posibilidad de avanzar en otros temas.

Al día siguiente se reanuda la mesa del diálogo con la presencia de los cancilleres que sirven de testigos, del presidente Medina y del expresidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en sus condiciones de mediadores, por lo que las condiciones están dadas para que se alcancen resultados positivos.

Una solución duradera a la crisis política, económica y humanitaria debe pasar necesariamente por el corredor del diálogo constructivo, porque la otra opción, la de la confrontación, solo conduce a la anarquía y a una indeseable guerra civil en Venezuela, que Gobierno y oposición deben evitar a toda costa.