El gasto en salud



En el año 1978 la Organización Mundial de la Salud definió la atención primaria en salud como parte integrante tanto del sistema nacional de salud, del que constituye la función central y el núcleo principal, como del desarrollo social y económico global de la comunidad.

El pasado año, el mismo organismo redefinió el concepto, asumiendo que se trata de un sistema sanitario basado en la atención primaria de salud que orienta sus estructuras y funciones hacia los valores de la equidad y la solidaridad social.

Y explica la OMS que los principios para mantener un sistema de esta naturaleza son la capacidad de responder equitativa y eficientemente a las necesidades sanitarias de los ciudadanos.
Debemos admitir que el camino tortuoso, espinoso y confuso por el que transita la ley es el de la confrontación, la simulación y la poca sinceridad entre los actores.

El esfuerzo mayor de la atención primaria debe centrarse en el sujeto, la familia y el entorno social como un todo, al cual debemos mantener sano y activo.

Con el caduco sistema imperante la gente sólo visita al facultativo cuando se enferma. El modelo de la atención primaria tiene como meta principal la noble tarea de mantener a la población sana.

De otro lado, la propuesta de la SISALRIL para la implementación de la estrategia de atención primaria y el primer nivel de atención en el Seguro Familiar de Salud (SFS) ha concitado debates en la sociedad.

Los datos publicados por el Ministerio de Salud sobre el gasto de ese sector indican que al año 2017, de cada 100 pesos que el país destinó a salud, 45 procedieron del gasto directo de los hogares.

El pago de diferencias no establecidas, los techos de coberturas en alto costo, la limitación de procedimientos cubiertos, la falta de aplicación de protocolos de atención en salud, así como la ausencia de precios de referencia de los medicamentos en la seguridad social; son algunos de los motivos que explican el alto gasto de bolsillo de los hogares en salud.

La estrategia de Atención Primaria y el Primer Nivel de Atención en el Seguro Familiar de Salud va en la dirección correcta para procurar mayor protección financiera a los hogares, pero, en particular, contribuir a alcanzar mejores resultados