El yodo llega hasta la estratosfera y puede afectar a la capa de ozono

El yodo llega hasta la estratosfera y puede afectar a la capa de ozono


Madrid, (EFE).- El yodo puede llegar en niveles destacados hasta la estratosfera -la región de la atmósfera que se encuentra entre 10 y 40 kilómetros de altura- y afectar a la evolución de la capa de ozono, según señala un estudio con participación española que publica este lunes la revista PNAS.

Los datos del texto concluyen que los niveles de yodo medidos en la baja estratosfera de latitudes medias serían responsables de hasta el 32% de la pérdida de ozono mediada por halógenos, superando la contribución relativa del cloro (28%) y casi alcanzando la contribución del bromo (40%)   La mayoría de las investigaciones sobre la química de halógenos -los elementos químicos flúor, cloro, bromo, yodo, astato y teneso- en la estratosfera se han centrado en la capacidad de destrucción de la capa de ozono de las sustancias cloradas y bromadas.

Esta sustancias son los halógenos más abundantes en la atmósfera y sus tiempos de reactividad son suficientemente largos como para ser transportados a la estratosfera, que es donde participan en la destrucción del ozono.   Sin embargo, el nuevo trabajo confirma que los compuestos yodados, a pesar de tener unos tiempos de vida más cortos, también pueden llegar a la atmósfera y afectar a la capa de ozono, según un comunicado del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), radicado en Madrid.

Los resultados muestran la importancia de considerar la química de yodo tanto en la troposfera como en la estratosfera en los modelos climáticos”, indica en la nota el investigador del Instituto de Química Física Rocasolano Alfonso Saiz-López.

La emisión natural de sustancias yodadas a la atmósfera es altamente dependiente de la evolución del clima y se espera -explica el experto- “que el impacto de las sustancias yodadas aumente en el futuro respecto a las fuentes cloradas y bromadas”.

El grupo liderado por Saiz-López ha colaborado con un equipo estadounidense pionero en obtener medidas cuantitativas de los niveles de yodo presentes en la estratosfera y las mediciones de este elemento, tanto en fase gaseosa como de aerosol, las han realizado mediante el laboratorio instalado en el avión Gulfstream- V del NCAR (National Center for Atmospheric Research).

El trabajo sugiere también que la pérdida de ozono estratosférico debido a la presencia de yodo ocurre tanto por procesos químicos como físicos.