Francés mató joven llevaba vida normal



A pesar de que era requerido por las autoridades francesas y la Policía Internacional, el francés  Thierry André Eugene, de 48 años, abrió  en República Dominicana cuentas bancarias, obtuvo licencia de porte  de armas y licencia de conducir.

Llevaba varios años en el país sin que las autoridades lo requirieran  y realizaba su vida normal en Las Terrenas, Samaná. “Si el francés no mata al hombre que intentó despojarlo de los 400 mil dólares el pasado jueves, probablemente hubiese seguido su vida normal sin que ninguna autoridad lo requiriera”, dijo una fuente cercana a la investigación.

 El requerimiento de las autoridades francesas por tener un expediente de narcotráfico, trascendió luego que la Fiscalía del Distrito Nacional pidiera a la Interpol  la depuración después de estar detenido. Sin embargo, al momento de entregarle la licencia de porte y tenencia de armas   aparentemente no fue rastreado por los organismos correspondientes.

Hacía vida pública en Las Terreras, Samaná y se trasladaba con frecuencia a Santo Domingo. Ni la Interpol ni la Fiscalía de Samaná o  autoridad alguna  estaba detrás de Thierry André Eugene, quien había iniciado proyecto turístico en la zona,  indicó la fuente.

 Fue repatriado anteayer  a su país en el vuelo comercial 3563  de la aerolínea Air France, esposado y escoltado por tres agentes  de la Interpol que  vinieron  a buscarlo. El vuelo debió salir   a las 9:30 de la noche, pero tuvo un retraso.

Su deportación se debió por tener  un expediente abierto por narcotráfico.  Previo a la  deportación, Eugene Bardé permaneció por   horas en la oficina de seguridad del aeropuerto de Las Américas, donde llegó en las primeras horas de la tarde,  y se procedió a entregarlo  a la Interpol y oficiales franceses.  El juez de Atención Permanente  había ordenado el domingo la liberación del extranjero con la condición de que no abandonara el país. Tenía  residencia dominicana.

El extranjero fue  deportado a Francia, a pesar de  que tiene proceso abierto con medida de coerción  por la muerte del presunto asaltante. Se fugó de su país entre  2005 y 2008, aunque se desconoce desde cuándo  estaba en territorio dominicano.

La depuración rutinaria reveló que  tenía una orden de arresto de la Interpol, por  que era requerido por el Juzgado de la Instrucción en Francia,  donde tiene abierto un proceso judicial por el tráfico de un  cargamento de cocaína desde Perú.

Una fuente cercana a las indagatorias del caso aclaró  que en contra de Bardé no existía una orden de captura emitida por Interpol, como se había difundido, sino que las autoridades francesas  solicitaron su arresto  porque se sospechaba  que estaba  en el país.

Bardé guardó prisión por tres años en Francia, pero  fue liberado de manera condicional, y aprovechó esa condición para huir.