Baloncesto Deportes

“Guerra de los dioses” en séptimos partidos

“Guerra de los dioses” en séptimos partidos

Giannis Antetokounmpo encara a Al Horford mientras va al canasto

EUGENIO MUÑOZ FERNÁNDEZ

 ‘Win or go home’, ‘mata-mata’, en el colegio sería un ‘el que mete gana’ (o algo del estilo). Tras pronósticos inciertos, series igualadas y mucho baloncesto de alto nivel, la NBA aterriza en sus séptimos partidos. Ese estatus inigualable de los Playoffs, que en semifinales de Conferencia se presenta como una ‘Guerra de los dioses’: Boston Celtics – Milwaukee Bucks en el TD Garden y Phoenix Suns – Dallas Mavericks en el Footprint Center de la ciudad de Arizona.

En la post-temporada de 2022 no se había vivido en primera ronda un ‘Game 7’. Si en los últimos Playoffs, en los que, curiosamente. también hubo dos en semifinales de conferencia.

El 19 de junio con el famoso partido entre Brooklyn y Milwaukee con el triple pisando de Kevin Durant, y el del día siguiente entre Philadelphia y Atlanta marcado por las críticas de Joel Embiid a Ben Simmons.

Curiosamente, también ejemplifican lo que es la NBA de un curso al siguiente.

PUEDES LEER:Titanes adquieren al veterano centro-delantero Manuel Guzmán

Un año después la NBA deja dos séptimos partidos entre candidatos a todo. El del Este más que ningún otro, con Boston Celtics y Milwaukee Bucks en un nivel único de baloncesto durante todo el curso. Y el del Oeste deja claro que es una magnífica oportunidad dada la debilidad de Suns y Warriors, teóricos favoritos.

Boston Celtics – Milwaukee Bucks: la batalla del Garden

El duelo de los duelos. No hay serie alguna en la NBA como el enfrentamiento entre campeón y aspirante. El maravilloso 3-3 de Celtics y Bucks ejemplificó a dos equipos trabajados y que mejoran partido a partido.

Los poseedores del anillo tuvieron en su mano pasar con el factor-cancha, pero un Tatum ‘en modo Kobe’ les torturó con 46 puntos y un ejercicio de supervivencia en el último periodo.

El séptimo debería ser un ‘calco’ a lo vivido en los seis anteriores. Partidos cerrados, duros y con Giannis forzando la máquina ante la mejor defensa de la liga, y a unos Celtics moviendo balón, encontrando a los ‘Jay’s’ e intentando ser más eficientes. Con un 40% de efectividad sufren, más con una rotación corta.

Se decidirá en el ‘Disneyland’ de los Playoffs de la NBA, el TD Garden. Pabellón legendario, que vive para los Playoffs y conecta con un equipo que mostró en el cuarto y sexto que son todo corazón. Jugadores de época frente a frente, con un Tatum contra Giannis en la decisión final más esperada.

Phoenix Suns – Dallas Mavericks: Chris Paul, ante el gafe y Luka Doncic

Si la serie del Este es igualdad y candidatos a campeón, la del Oeste en su ‘Game 7’ cambia las tornas. Es irregularidad, Luka Doncic y desaparición de los argumentos de Phoenix Suns.

 El mejor equipo de la NBA en su temporada regular no ha jugado a su mejor baloncesto en la post-temporada. Les pasó en primera ronda ante los Pelicans y las ‘semis’ dejan claro que habrá batalla en Arizona.

Mucha culpa la tiene la nula influencia en el juego de Chris Paul en toda la serie.

Es el metrónomo de Phoenix, visto que Booker no está al 100% del físico aunque sí que marca diferencias y Bridges tiene que ‘bregar’ con Doncic en defensa. 9+6+4 es su ‘stat line’ en la serie, pobre y con pocos tiros. Aunque el descanso antes del séptimo puede antojarse fundamental.

Y en otra dimensión está el factor Doncic. El esloveno promedia 39 puntos en partidos ‘against the wall’, como lo denominan en la terminología de los Estados Unidos.

En otras palabras, cuando se juega irse a casa ronda meter 40. En un mínimo de tres partidos. Su nivel sigue subiendo, el apartado físico mejorando, y cada vez es más decisivo pese a no estar entonado desde el perímetro.

Doncic vive una remontada complicada a más no poder, pero también es su oportunidad de poder jugar por el anillo con unos Mavericks sin tantos argumentos de ‘contender’ a la NBA.

 Los Suns han sido mejores en sus buenos partidos, sin mucha igualdad, pero de la concentración defensiva y el acierto del esloveno en ataque dependerá mucha eliminatoria.

¿Es Doncic  individualista?

Un detalle relacionado con los grandes jugadores es el reparto de balón. Los Suns o Celtics lo utilizan como arma casi definitoria, pero en Dallas no ocurre así.

Los datos muestran a un Doncic como fondo y forma. Más del 94% de sus anotaciones en los Playoffs son sin asistencia y todos sus triples. Es decir, es el generador, el que sube la pelota y busca definir.

Su primera opción, porque ‘fieles’ baluartes a su lado como Brunson no anotan sin asistencia de compañero desde fuera.

No es todavía, pero poco a poco la joyería empieza a ponerse en juego en la NBA. Los dioses, en guerra, contra el muro y a un fallo de irse a casa.

Perfectos alicientes para el morbo máximo en el mejor baloncesto del planeta. Les esperan Miami y Golden State, cómodos tras su trabajo realizado. 

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos