Articulistas Opinión

Impresiones Portugal

Impresiones Portugal

Ernesto Guerrero

(2)

Oporto es una bella ciudad llena de edificios medievales, dispuestos en empinadas colinas, fundada en la desembocadura del rio Duero, su ribera con numerosa vida nocturna; vino barato y exquisita comida, allí me tiré el más sabroso “polvo” de mi vida. (Polvo es pulpo en portugués).

Al pagar, en los restaurantes de Portugal, no hay sobresaltos, usted solo paga por lo que dice el menú, y sin tener que dejar propina. A diferencia nuestra donde nos asaltan cargando al plato un 18% de ley, más un 10% de propina y por obligación o costumbre dejamos propina extra.

El santuario de Fátima en Cova da Iría donde hizo sus apariciones la virgen, es todo un sofisticado complejo turístico religioso. Me llamó la atención el “Rodrillometro” donde los fieles se desplazan de rodillas por un largo tramo, y una iglesia, tan grande como un estadio de futbol.

De regreso a Lisboa, pasamos por Sintra una pequeña ciudad turística con castillos de colores vivos parecidos a los de Disney World. En el restaurant nos atendió un camarero muy sincero: —Si pide una botella de vino y se abre delante de usted, puede ahorrase el ritual, porque ya tiene que pagarla—.

En Lisboa visitamos el Museo del Navegante. Durante los siglos XVI y XVII los portugueses se hicieron a la mar y crearon un imperio con colonias en América, África, India y hasta en China. Por siglos, dominaron el comercio de tráfico de esclavos negros; episodios pasados que parece no les gusta mostrar. Fue el acuerdo del bacalao firmado entre Portugal y los ingleses en 1373, vigente hasta nuestros días, que permitió a los portugueses pescar en el mar del norte y además impidió que los españoles se apoderaran de toda la península Ibérica.

Tordesillas fue otro tratado entre Portugal y España, con la mediación del Papa español (Borgia) se modificaron los derechos a las tierras sobre determinados paralelos y meridianos, para favorecer a España con la mayoría de los territorios americanos; solo Brasil quedó bajo dominio portugués.

El viaje fue encantador y reafirme mi identidad “soy dominicano”. Ya de regreso, empecé con una molestia en la garganta, al otro día ¡Sorpresa! a pesar de mis tres vacunas de Pfizer, me encontré con una prueba de Covid-19 positiva.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos