Juan Bosch fue tildado de “comunista” por los conservadores y sectores de la Iglesia Católica 5 de 10



Tildado de “comunista” por los conservadores y un sector de la Iglesia Católica, el profesor Juan Bosch tuvo que soportar con estoicismo el baldón que significaba el adjetivo en plena Guerra Fría. El acoso con una campaña de diatribas, que rayaba en la difamación e infundios, se intensificaba a medida que se acercaba el 20 de diciembre de 1962 cuando se celebrarían las elecciones presidenciales.

Cada días era más frecuente en los medios de comunicación los ataques del clero contra el líder perredeísta.

La radio católica Santa María abiertamente llamó a los fieles para que no votaran por Bosch.

El padre Faustino García llegó a leer y comentó un artículo del sacerdote jesuita Laútico García, que había aparecido poco antes de las elecciones en el diario La Nación, hoy desaparecido.

Después de la lectura el padre Faustino comentó el artículo de Láutico García y concluyó pidiendo a sus oyentes que no votaran por Bosch “porque es marxista leninista”.

Agregó que “si Bosch sube al Gobierno, podrá pisotear a cualquier ciudadano, a cualquier campesino, a cualquier obrero, a cualquier mujer, a cualquier niño, como Fidel Castro, que ha fusilado hasta a los niños”.

Luego comparó al candidato del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) con los grandes dictadores, entre ellos Hitler, Mussolini y Castro.

Ante la campaña de sectores de la Iglesia Católica el profesor Bosch y su partido enviaron una comunicación al arzobispo Octavio A. Beras, obispo Francisco Panal, obispo Hugo Eduardo Polanco Brito, obispo Juan Félix Pepén y obispo Tomás O’Reilly.

En el documento, que fue firmado por el alto mando del PRD, expresaban la profunda pena de las las acusaciones, de comunistas y ateos que “están lanzando contra nosotros numerosos sacerdotes desde los púlpitos de varias iglesias y a través de Radio Santa María del Santo Cerro y Radio El Sol de Higüey”. También se refería a esas acusaciones más o menos veladas aparecidas en el diario La Nación y el periódico católico El Amigo del Hogar.

“Desde que inició sus actividades en el exilio, -indicaba el documento-, hace 23 años, el Partido Revolucionario Dominicano ha sido un combatiente por la democracia, al lado de partidos como Liberación Nacional de Costa Rica, A. P. R. A. del Perú, Acción Democrática de Venezuela, Partido Popular Democrático de Puerto Rico, Partido Revolucionario Cubano, Partido Revolucionario Guatemala y el Partido Liberal de Honduras”.

Refería que “nuestros dirigentes han sido distinguidos siempre con el afecto fraternal de grandes líderes de la democracia americana como José Figueres, Rómulo Betancourt, Luis Muñoz Marín, Víctor Haya de la Torre, Mario Méndez Montenegro, Ramón Villeda Morales, Ramón Grau San Martín, y todos los dirigentes de la democracia latinoamericana”.

Agregaba que “jamás ha pertenecido a un partido comunista o pro comunista ningún líder del Partido Revolucionario Dominicano”.

Tampoco “hemos mantenido relaciones con ningún partido comunista en ninguna parte del mundo, jamás ha viajado ninguno de nosotros a países comunistas y la violencia con que hemos sido atacados durante más de 20 años por los comunistas de América y Europa es superior a la violencia con que nos atacaba Rafael Leonidas Trujillo”.

“Sólo Trujillo, mientras vivió, y ahora los dirigentes de Unión Cívica Nacional y varios sacerdotes de nuestra patria han osado acusarnos de comunistas sin que hasta el momento ninguno de esos acusadores haya podido presentar la menor prueba de que somos comunistas o de que mantenemos relaciones con los comunistas”, añade el documento.

Dice que “Nuestra actitud frente a la Iglesia Católica está escrita en el Acta Notarial de una declaración que espontáneamente extendieron en la ciudad de Costa Rica, el día 8 de abril de 1961, los compañeros Juan Bosch y Angel Miolán, según la copia fotostática que va con la presente en las repetidas peticiones que hizo nuestro partido durante las crisis políticas habidas en el país entre los meses de octubre de 1961 a enero, de 1962 solicitando la mediación de la alta jerarquía católica para evitar que se desatara la violencia en nuestra patria”.

También -añadió- “en las repetidas declaraciones hechas por el candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano, compañero Juan Bosch, oponiéndose a la derogación del Concordado varias veces pedido por el presidente del partido Unión Cívica Na cional y sobré todo en la prédica constante de nuestro partido en favor de la paz, la convivencia y el amor entre los dominicanos, tan opuestos a la violencia”.

UN APUNTE

Niegan nexos comunista
En un cable de AP fechado en San José Costa, el15 de diciembre de 1962, el expresidente José Figueres y el sacerdote católico Benjamín Núñez, director del Instituto de Educación Politica de esta ciudad,afirmaron que el candidato presidencial por el PRD nunca ha tenido nexos con los comunistas.