La victoria de Cuarón, ¿anticipo del Óscar?



Madrid. EFE. Alfonso Cuarón salió anoche triunfante del Royal Albert Hall de Londres, con cuatro Bafta del cine británico, entre ellos los de mejor película y director, unos premios que en el caso de la dirección han coincidido en los últimos años con el resultado de los Óscar, pero no así en la categoría reina.

En los últimos cinco años, los Bafta y los Óscar han coincidido en cuatro ocasiones en lo que se refiere a mejor dirección: Alfonso Cuarón, por “Gravity”, en 2014; Alejandro González Iñárritu, por “The revenant”, en 2016; Damien Chazelle, por “La La Land”, en 2017, y Guillermo del Toro”, por “The Shape of Water”, el año pasado.

Solo erraron en 2015, cuando los Bafta optaron por Richard Linklater, por “Boyhood” y los Óscar por Iñárritu, por “Birdman”.

En mejor película sin embargo, solo una coincidencia, la de 2012, cuando los premios británicos y los estadounidenses consideraron a “12 Years a Slave”, de Steve McQueen, el mejor filme del año.
Pero más allá de si los Bafta son o no el anticipo de los Óscar, lo que está claro es que el filme de Cuarón (Ciudad de México, 1961) ha concitado este año una enorme e inusual unanimidad.

Y ello pese a ser un proyecto complicado. Rodada en blanco y negro, en español y mixteco, con actores en su inmensa mayoría debutantes, y producido por una plataforma audiovisual, Netflix, que en un primer momento ni siquiera pensab