La vida efectiva de utilería

uti


La mejor definición del tiempo la tiene la amistad, el amor, la familia y el viajar. Las peores cuando son de utilerías. ¿Cómo así? Algo es de utilería cuando se usa y se usa y al final hay que botarla o dejarla en un rincón del lugar donde se vive, mentalmente o materialmente.

El término tiene mucho acierto en los espectáculos teatrales, cinematográficos… ¿pero acaso el amor, la amistad y la familia más el viajar no se tienen como de utilerías en la vida? Quizás sea el acto de presdigitación que más usamos en nuestras vidas.

Muchas veces somos de utilerías hasta para nosotros mismos y si lo somos para nosotros, lo somos para toda cosa, gente o circunstancia.

Las utilerías están reservadas para determinada labor (dije el espectáculo, cine), pero lo hemos llevado a todas las manifestaciones de nuestras vidas, como se diría en el lenguaje jurídico, públicas y privadas. Consciente o inconscientemente a todo lo que está a nuestro alrededor lo tratamos como de utilerías, a veces alcanza a religiosidad, como la creemos y la practicamos.

Lo que es de utilería se puede romper, dejarlo a un lado para volver a recogerlo, arreglarlo. También porque se puede comprar otro, o encontrarlo donde se venden objetos usados.

Si nuestras relaciones y creencias están afectadas con el término de utilería es que son desechables. Lo desechable no es de utilería, es de un solo uso. Lo de utilería tiene más de un uso. Yo como persona me considero de utilería, ¿y usted?

Si convertimos, conscientemente, todas nuestras relaciones humanas y afectos de utilerías vamos hacia la perfección de lo desechable. Aunque no se crea hay oficios y profesiones liberales de utilerías. Las cosas que tienen su origen en el servicio que prestan y que pasan a ser de utilerías cuando nuestras relaciones con ellas son porque las necesitamos por la mitad, o como cobramos a darla como servicio.

El término utilería está muy relacionado a los espectáculos en los teatros y al cine.

¿Puede ser un ser humano de utilería? Sí, como se deja de ser de utilería por la causa que sea; pero ya está viciado. Es posible que una vez que alguien se deja “usar” de utilería deje de serlo.

Ser de utilería lo decide cada quien de acuerdo a sus intereses creados en el tipo de relación humana en que se ve envuelto, de la dependencia que crea con la cosa o el objeto. Si vemos la amistad, el amor como un servicio que hay que darse a cambio de “algo”, que uno decide dar y que el otro está en la “obligación” y aun se niegue, también de dar, constituyéndose en un harén de utilerías a nuestro servicio. Lo mismo pasa con la familia, las profesiones liberales.

Cuando no las deslindamos de la esencia que deben acompañar a esos servicios, que no todo debe ser para beneficio cien por ciento.

Nuestro tiempo ha evolucionado a todo ser de utilerías. Años de utilería, meses, semanas y días de utilerías. Salud de utilería, Gobiernos de utilerías, guerras de utilerías, buenas voluntades de utilerías.

Nuestras vidas, como las planeamos y las concebimos solos o acompañados de utilerías, nuestra relación con Dios y eso la “deshumaniza”, no, ya ese concepto no está de moda; como todo tiene un valor, digamos de mercancía, de utilerías.

Ser de utilería lo decide cada persona de acuerdo a sus intereses creados en el tipo.

Todo tiene un valor en el mercado personal o colectivo. También nuestro goce interior y exterior lo tratamos como de utilerías, lo hacemos por hacer; por costumbre, con el asombro de la instantánea que al momento nos tiramos y después contemplamos sin ninguna emoción desbordante.

Cada quien tiene un “museo de cosas” que están en el rango de utilerías en la realidad en que nos desenvolvemos.

Con esa manera de proceder y comportarnos a nada sólido y permanente, como lo propone la vida, alcanzamos y están condenados a no significar nada para la vida íntima que más importa, que podría consistir en extraer de ella la meditación y la consecuente realización de que nada se hizo por hacer, sino para completar o despertar nuestro ser más valorable, que es la parte que le pertenece al otro y a las circunstancias que a veces somos nosotros mismos; que es: nada se haga sin una necesidad para crecer y vivir de a verdad, dándole el valor que cada cosa o alguien tiene en nuestras vidas.

Cada tiempo es extraño respecto al anterior y así va la vida, en que cada quien que sea diferente y enriquecedor respecto a lo que considera importante para seguir siendo lo que se es, de utilerías.

El autor es escritor.